24 de octubre de 2019
24.10.2019
La Opinión de A Coruña
Fútbol | Liga de Campeones

Victoria y liderato con dudas

El Barcelona consigue los tres puntos ante el Slavia en Praga gracias al acierto de Leo Messi, el buen hacer de Ter Stegen y un gol en propia meta de Olayinka

23.10.2019 | 23:52
Messi trata de superar con el balón al defensor del Slavia, Olayinka.

Con poco fútbol y mucho sufrimiento, el Barcelona se llevó la victoria en Praga ante el Slavia, en un partido que empezó con un tanto tempranero de Leo Messi, pero que se complicó con el paso de los minutos.

El triunfo le da el liderato del grupo y prácticamente acerca a los azulgrana a la siguiente ronda, aunque su fútbol deja muchas dudas, tanto en la creación como en la zona defensiva. De nuevo Ter Stegen fue determinante con sus actuaciones en el primer tiempo.

Salió el Barcelona sabiendo cómo era el rival, un equipo físico, correoso y con mucha presencia. Ante ello, Valverde dispuso una línea de presión muy adelantada con la que el tridente Messi, Suárez y Griezmann muy activo.

Sorprendieron los azulgrana y sacaron prácticamente rédito en la primera acción que tuvieron. Un robo de Messi, una combinación con Arthur, la devolución de éste sobre Leo y un remate de primeras en el minuto 3 que puso por delante al Barça (0-1).

Con todos los problemas que habían tenido últimamente los azulgrana como visitantes en Europa, parecía que Valverde había dado con la tecla. Su equipo estaba conectado y dominaba la situación ante un desconocido Slavia, que no sabia por donde hincar el diente a los catalanes.

Pero como tantas veces, el Barcelona permitió crecer al rival. Su medio campo desapareció, sus delanteros no tenían presencia y el partido se convirtió en un ir y venir, en el escenario ideal para el rocoso equipo centroeuropeo, el conjunto que más kilómetros acumulaba en las piernas de sus futbolistas después de los dos primeros partido.

Boril, en el minuto 20, puso por primera vez a prueba a Ter Stegen, que como otra veces fuera de casa, volvió a ser determinante y, en ataque, el Barcelona solo ofrecía las proyecciones por la derecha de Semedo.

Ter Stegen se vistió de salvador con dos intervenciones prácticamente consecutivas, la primera tras un remate cercano de Masopust, la segunda después de un disparo del nigeriano Olayinka.

La inercia del partido invitaba al empate y el Slavia tardó cinco minutos del segundo tiempo para conseguirlo tras una acción en la que el carrilero Boril tuvo más decisión que la pareja de centrales barcelonistas (1-1, min. 50).

Pero el exceso de testosterona, insuflada desde la grada, perjudicó a los checos, que perdieron el control, y el Barcelona empezó a sentirse cada vez más cómodo. La aparición en escena de Messi fue determinante. El diez azulgrana no acertó en el 68, como tampoco Suárez, en una acción solo ante el meta Kolar.

La victoria de los azulgrana, un triunfo nada lucido, les permite auparse al liderato del grupo y poner un pie en la siguiente fase. Otra cosa es el juego que despliega el equipo de Valverde.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook