30 de octubre de 2019
30.10.2019
La Opinión de A Coruña
Polideportivo

Lo que el domingo ha unido...

El Deportivo Liceo y el Leyma suman fuerzas para sus partidos en el Palacio del día 3, uno por la mañana y otro por la tarde, con descuentos en las entradas a los socios

30.10.2019 | 00:21
Los jugadores coruñeses David Torres, del Liceo, y Carlos Martínez, del Leyma.

Domingo deportivo en el Palacio de Riazor. Sobremesa, comida y merienda con el Deportivo Liceo y el Leyma Coruña. Los partidos de los dos equipos, de hockey sobre patines y baloncesto, coinciden el día 3. Primero los verdiblancos, que saltarán a la pista a las 12.00 horas para enfrentarse al Vic en busca de su séptima victoria en la OK Liga que refuerce su liderato. Después los naranjas recibirán al Oviedo a partir de las 18.00. Así que ambos unen sus fuerzas, con los coruñeses David Torres y Carlos Martínez como protagonistas, para intentar que el mayor número de aficionados acuda al pabellón a presenciar los dos encuentros. Los socios del Básquet Coruña que quieran asistir al duelo del Liceo podrán hacerlo por tan solo dos euros mientras que la entrada al choque del Leyma para los abonados liceístas será de seis euros la de adulto y dos la de niño. Además, varios establecimientos de los alrededores del recinto, como el Oasis, ofrecerán descuentos en comidas a los socios de las dos entidades, que solo tendrán que mostrar sus carnets.

Al fin y al cabo, como destacó David Torres, capitán verdiblanco, son "compañeros de trabajo". Y no solo porque compartan el domingo la pista de juego. Lo hacen día a día. "Estamos muy contentos con esta iniciativa, al final el Básquet Coruña y el Liceo somos compañeros de trabajo porque compartimos pista y vestuarios en el día a día, así que compartir también aficionados sería muy bueno para los dos equipos para que los coruñeses vengan a animar", dijo el coruñés, que casualmente también comparte el número ocho en la camiseta con su paisano.

"Creo que es una iniciativa my positiva para los dos y además estoy seguro de que con estos dos deportes tan dinámicos, la gente se enganchará", aseguró por su parte Carlos Martínez, que incluso se atrevió a hacer sus pinitos con el stick. Pese a que al principio no sabía ni cómo agarrarlo, dejó boquiabierto al liceísta cuando picó la bola y en el aire enganchó un remate directo a portería. Torres lo tenía más fácil para hacer canasta, con esta recogida a media altura. Sea a hockey sobre patines o a baloncesto, "jugar con un pabellón lleno se nota mucho", destacó Torres. "Esperemos que entre todos podamos llegar lo más alto posible", remató a lo que Martínez añadió: "Desde aquí llamar a la familia naranja para que nos acompañe tanto a nosotros como al Liceo.".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook