El Alavés tuvo que esperar a llegar a Ipurua para lograr su primera victoria a domicilio a costa de un Eibar que vio en el tramo final cómo se escapaba de su fortín una victoria que llegó a tener cerca por ocasiones, pero que Joselu, tras salir del banquillo, frustró y recogió el saco de la victoria para llevarlo hasta Vitoria.

El delantero entró en sustitución del coruñés Lucas Pérez, que cortó su racha de siete partidos consecutivos marcando gol. El protagonismo fue todo para su comapñero, que entró en el minuto 72 y que anotó el primer tanto en el minuto 84 y puso la puntilla en el 90 con el segundo.

El partido hasta entonces había estado muy igualado entre dos equpos atrevidos y valientes, pero con un Eibar que se asomó más al área rival.