02 de diciembre de 2019
02.12.2019
Baloncesto | LEB Oro

Cuando el MVP es el equipo

El Leyma superó el inspirado inicio del Alicante, al que secó en la segunda parte con su defensa y acribilló en ataque, con cinco jugadores por encima de los diez puntos

02.12.2019 | 00:06

"Cuando nos entren los triples, ganaremos de forma más holgada". Era algo que no se cansaban de repetir desde el Leyma Coruña, tanto el cuerpo técnico como los jugadores. Y ayer fue el día. El equipo naranja ya es otra cosa. Antes ganaba, pero no convencía su juego „no solo por los fallos en el tiro„. Ahora, a la seguridad e intensidad defensivas se le suma una agilidad y alegría en ataque nuevas, con automatismos, transiciones rápidas y mejor entendimiento entre sus piezas. Si a esto le sumas un 10 de 19 en tiros de tres, el resultado se dispara hasta los 100 puntos. Abdou Thiam machacó la canasta del Alicante para anotar el número redondo, con un Palacio de los Deportes de Riazor entregado a un equipo que fue eso, un equipo. Cinco jugadores marcaron más de diez puntos: Filip Djuran (17), Perris Blackwekll (17), Gaizka Maiza (13), Mathieu Kamba (13) y Sean Smith (10). Ocho sobrepasaron las dobles figuras en valoración: además de los cinco anteriores, Augustas Peciukevicius, Jeff Xavier y Abdou Thiam „y eso que Mirza Bulic se quedó castigado en el banquillo tras cometer dos faltas y perder dos balones nada más salir a pista desde el banquillo„. Los naranjas suman su cuarta victoria seguida, son cuartos y siguen a un triunfo de los líderes, ahora Valladolid y Guipuzkoa. El calendario se pone ahora cuesta arriba. La próxima semana, visita al Palma. La siguiente, recibimiento al Valladolid. Dos partidos al que el conjunto que dirige Sergio García llega ya maduro y en el mejor momento de la temporada.

El Alicante asustó con su primer cuarto inicial. Bamba Fall hizo mucho daño en la pintura con sus 215 centímetros. Si le llevaba el balón, era raro que no pudiera hacer canasta. También estuvieron acertados desde el tiro exterior. Un primer cuarto casi perfecto en el que anotaron 31 puntos. Pero hasta ahí le dejó el Leyma, que ajustó la defensa para empezar a secar a los visitantes. Como ejemplo es que si en diez minutos los alicantinos se habían ido a 31, en los 30 siguientes solo pudieron marcar 41. Un apagón total cuyo único culpable fue el conjunto local. Djuran tuvo unos minutos decisivos entre el final del primer cuarto y el inicio del segundo. Estaba fino desde 6,75 metros. Perris Blackwell, al que como se suele decir le tocó bailar con la más fea, también empezó a tomarle la medida a su par, tanto en ataque con en defensa. Ya no estaba tan cómodo Fall. Y aunque el estadounidense se encontró con varios tapones del senegalés, también encontró la manera de hacer daño.

Hubo unos minutos en los que se cimentó el triunfo. Desde el 40-43 hasta el 53-43 (parcial de 13-0) hubo seis en los que el Alicante estuvo sin anotar y el Leyma ya era un misil imposible de parar. Todos los jugadores aportaban „los de la rotación de ocho que movió Sergio García„. Todos hacían muchos cosas y bien. Peciukevicius con su visión de juego. Blackwell intimidando. Maiza y Djuran en su día anotador. Kamba poniendo físico... La brecha se abrió hasta el 75-58 con el que finalizó el tercer cuarto. Con todo ya decidido, en el último entraron en pista los que no habían tenido protagonismo como Pablo Ferreiro, Carlos Martínez y Abdou Thiam. También ellos quisieron lucirse, con especial mención para el pívot, al que correspondió el honor de marcar el punto 100 que redondeó la fiesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

Buscador de deportes