18 de diciembre de 2019
18.12.2019
La Opinión de A Coruña
Fútbol | Primera División

Un 'tsunami' de fútbol

El Barcelona y el Madrid se enfrentan hoy en el Camp Nou, en partido de la décima jornada, pospuesto en su día por reacciones a la sentencia del 'procés'

17.12.2019 | 21:01
Los futbolistas del Barcelona, durante el entrenamiento de ayer.

Barcelona y Madrid disputan en el Camp Nou (20.00 horas/Movistar LaLiga) el clásico de la jornada 10 de LaLiga Santander que se debía haber jugado en octubre y que llega precedido de un clima de reivindicaciones y medidas de seguridad, pero con el objetivo por parte de los clubes de que sea un tsunami únicamente de buen fútbol al estar ambos igualados en lo más alto de la tabla.

El partido llega con 53 días de tardanza. El Clásico, un duelo seguido a nivel mundial y marcado en rojo en muchos calendarios, se debía jugar el 26 de octubre pero la situación social y política en Catalunya llevó a la RFEF a posponer el choque hasta este 18 de diciembre y, desde entonces, se ha hablado más de lo logístico y de la seguridad que no de fútbol.

Pero, tanto Barcelona como Madrid y por boca de sus entrenadores, Ernesto Valverde y Zinédine Zidane, se han encargado de pedir normalidad, de mostrar confianza en cuanto a que se jugará el partido sin problemas y a que debe ser un espectáculo de fútbol, y nada más.

La plataforma Tsunami Democràtic ha organizado una acción, para las 16.00 horas, en las cuatro esquinas de acceso a un Camp Nou que estará más que blindado, con una presencia policial y de seguridad privada aún mayor. Un despliegue para garantizar la llegada de los equipos, concentrados en un mismo hotel, y de los aficionados.

Que el partido sea un tsunami de fútbol, una oda al juego y pueda acaparar titulares deportivos dependerá, en parte, de lo que suceda fuera „es una incógnita„ y lo que dicte después el césped, en un partido de lo más igualado.

El Barça es líder, pero el Madrid está con los mismos 35 puntos y un balance bien parecido. El Barça ha ganado un partido más, pero ha perdido dos choques más que los blancos, con un +23 en goles para los blaugranas por un +21 para los de Zidane. Igualdad máxima.

Con este escenario, quien se lleve los tres puntos podría terminar el año como líder, como posible campeón de invierno, y ello da más transcendencia aún a este Clásico que tiene ganas de poner el foco en el balón y alejarlo de lo político.

Hace un año, en Liga, el Barça despidió al Madrid con una manita (5-1) pero los clásicos en el Camp Nou suelen estar igualados, más que los del Bernabéu, donde el Barça parece estar más cómodo. Lo señaló así el propio Leo Messi, que aseguró que tiene más espacio para jugar en Chamartín que en el Camp Nou.

Se estrena en este clásico un Antoine Griezmann que parece estar encontrando su sitio en el Barça, y que llega de marcar en el empate logrado en el Reale Arena ante la Real Sociedad (2-2). A su lado, estaría un Luis Suárez siempre motivado y un Messi que está, como de costumbre, de dulce.

Ernesto Valverde no podrá contar con Arthur ni con Ousmane Dembélé, pero tiene al resto de jugadores a su disposición. Por su parte, Zinédine Zidane tiene más bajas, como las de Marco Asensio, Marcelo, James Rodríguez, Lucas Vázquez y Eden Hazard, que no se podrá estrenar en el duelo entre eternos rivales.

El Madrid llega, no obstante, con un Karim Benzema que fue el héroe de Mestalla, logrando empatar el choque ante el Valencia (1-1) en el último suspiro y en un córner que remató inicialmente el portero Thibaut Courtois, que subió como si no hubiera un mañana, pero con criterio.

Benzema podría estar acompañado arriba por Gareth Bale, aunque el estado del galés y su relación con la afición podría dar cabida a Rodrygo o incluso a Vinicius. Muchas incógnitas, también en el Barça por saber si hará Valverde retoques en su esquema, y si Frenkie De Jong juega para intentar exhibirse ante el Madrid como hizo un año atrás con el Ajax en la Champions.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes