30 de septiembre de 2020
30.09.2020
La Opinión de A Coruña
Baloncesto

El Leyma pone a punto su artillería

Blackwell, inmaculado en el duelo, fue de lo mejor de los naranjas ante el Oviedo

30.09.2020 | 01:07
Taiwo Badmus intenta rescatar un balón ayer en la pista del Palacio en el duelo ante el Oviedo.

Aún con marchas cortas y arreones, el Leyma Coruña dejó entrever ante el Oviedo parte de ese variado y múltiple arsenal que ha juntado para el desafío del ascenso a ACB y sometió al Liberbank Oviedo (74-67) en el segundo duelo de la pretemporada, el primero en un Palacio de los Deportes, sin público, que registraba de nuevo actividad bajo aros más de seis meses después.

Fue un triunfo coral de un equipo, al que le falta consistencia, algo esperado en estas fechas, dadas las pocas semanas de pretemporada, la profunda renovación del plantel y el casi medio año que se pasaron los jugadores sin entrenarse ni competir. En el grupo de Sergio García, que se apoyó en su banquillo para navegar de manera cómoda en el duelo, sobresalió sobre todo Perris Blackwell, que, junto a Taiwo Badmus, fue el máximo anotador naranja con 13 puntos, a los que sumó ocho rebotes, 21 de valoración y ningún fallo en sus tiros de campo. Impecable el californiano, que vino a A Coruña la pasada temporada proveniente del baloncesto uruguayo y que guió al conjunto coruñés con puntos fáciles, consistencia en la pintura y agresividad en el rebote. Experiencia en los minutos en los que el Leyma encarriló el duelo.

Tras un primer cuarto en el que primaron los fallos de cara al aro, las imprecisiones en el pase y los parciales de uno y otro equipo, fue precisamente antes del descanso cuando se pudo ver algo del Leyma que pretenden cuerpo técnico y directiva: un equipo físico, agresivo, fuerte en la pintura y en defensa, al que le gusta correr y con respaldo exterior a su poderío interior. Dos triples de la mano caliente de Matulionis prendieron la mecha de la reacción y dejaron el marcador en un holgado 41-31 al descanso.

Ese pico en el juego no tuvo continuidad en el segundo acto, aunque la victoria, en realidad, nunca peligró. Se fueron sumando poco a poco el resto de protagonistas naranjas con mención especial para la labor silenciosa, pero efectiva de Rolandas Jakstas y el vigor de Taiwo Badmus. Segundo partido, segundo triunfo para un Leyma Coruña que engrasa la maquinaria para la temporada más rara, también en la que su ambición es máxima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas