14 de octubre de 2020
14.10.2020
La Opinión de A Coruña
baloncesto
Sergio García | Entrenador del Leyma Coruña

"Perder a Perris es un golpe duro difícil de asimilar"

"Queremos ser la mejor versión de nosotros; si da para ser primero, perfecto"

14.10.2020 | 01:17
Sergio García, en un partido de la temporada pasada.

Para un hombre metódico como Sergio García (San Sebastián, 1983) no es fácil planificar una temporada en la que cada semana cambia el escenario. A todas las incógnitas provocadas por el Covid-19 se le suma la baja de última hora de Perris Blackwell que le trastoca todos los planes. Aun así, el técnico afirma que el Leyma llega preparado "para competir" al inicio de la LEB Oro el viernes en Burgos.

¿Cómo se planifica una temporada tan atípica?

Fue muy complicado desde el minuto uno. Se planifica a una semana vista e ir un poco sobre la marcha. Por suerte tenemos un grupo muy comprometido que está trabajando bien y estamos satisfechos. No es como estábamos acostumbrados, con todo planificado, pero es lo que nos toca vivir.

Tiene que ser complicado para una persona tan metódica.

Es verdad, me gusta tener todo controlado. Me da seguridad y confianza. Mi forma de ser y trabajar es así. Me voy acostumbrando ya un poco pero sí que al principio me frustraba el no tener las cosas controladas. He tenido que aprender que hay cosas que no dependen de mí. Y adaptarme, no queda otra.

El Leyma llevaba una pretemporada casi inmejorable y a una semana para el inicio, pierde a Perris Blakcwell, su referencia.

Es un golpe duro de asumir porque es el jugador que mejor representa la idea de equipo que tengo para el Leyma. Es un jugador comprometido, que defensivamente es muy sólido, duro, que no se rinde, y con mucho empuje ofensivo. Si a eso le añadimos lo de Abdou (Thiam, lesionado)... Por suerte hemos podido reaccionar rápido. Ya tenemos aquí a Justin (Raffington). Confío en que en unos días sea capaz de aprender algo y nos pueda ayudar. Porque estos son ya los partidos de liga y son los que cuentan.

¿Perris volverá pronto?

No sabemos. Es un tema de una enfermedad de un familiar y no sabemos si volverá pronto o si volverá. Solo le deseo lo mejor para él y para su familia y ojalá todo se resuelva bien y pueda volver con nosotros.

Otro cambio es la salida de Charly Uzal del cuerpo técnico para entrenar a la base.

Es un tema de conciliación familiar. En un equipo de LEB Oro hay una exigencia de tiempo altísima. Él pidió en el club tener otras funciones. Seguirá vinculado al equipo, pero hará otro trabajo.

¿Ha podido ver lo que quería del equipo en pretemporada?

Sí en el sentido de que veo un equipo comprometido, que defensivamente imprime mucha intensidad y agresividad. Y cada vez veo un equipo que comparte mejor el balón. En ese sentido estoy satisfecho pero también en el trabajo del día a día. Para mí es anecdótico los resultados. Pero estamos preparados para competir. Es evidente que nos van a faltar cosas, que algunos automatismos todavía no están perfectos, pero tenemos que ser capaces de cambiar el chip al haber perdido a nuestra referencia, pensar que tenemos que ayudar al nuevo jugador y los que están, a pelear.

¿Hay menos margen de error?

El sistema de competición provoca esto. En la liga regular tienes margen para ir recuperando. Nos va a pillar a todos de novatos y habrá más tensión de la cuenta desde el primer día. Por suerte nos pilla a todos igual de no preparados.

¿Están descompensados los dos grupos de competición?

No creo. En el otro grupo veo a Alicante, Granada, Almansa, Girona... hay muy buen nivel. En general tengo la sensación de que la liga ha subido con respecto al año pasado.

El Leyma sale en todas las quinielas de favoritos. ¿Hay presión?

No porque dentro del club no tenemos ninguna obligación de ascender: no se ha hecho nunca y es muy difícil. Si hay un solo ascenso, se reduce el 50% las posibilidades. Hay un poco juego de los entrenadores de mandar la presión a otros equipos, a mí no me interesa demasiado.

El ascenso no es una obligación, pero el club no esconde su objetivo de algún año subir a la ACB.

Lo que no escondemos es que somos ambiciosos, partiendo de nuestra humildad. Lo que tenemos que ser es la mejor versión de nosotros mismos. Si eso nos da para ser primeros, perfecto. Si nos da para ser quintos, felicitaremos a los otros cuatro. Esta es la mentalidad de este club y es lo que me atrajo.

¿En qué mejora la plantilla de este año a la del curso pasado?

Tenemos jugadores con más conocimiento de la liga. El año pasado teníamos a bastantes nuevos en la competición e hicieron un buen trabajo, pero este ganamos experiencia y saber estar. En momentos complicados podremos ser un equipo que se agarre mejor. En eso hemos podido dar un paso adelante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook