El Alavés ha resurgido a costa de un paupérrimo Valladolid, que no se encontró cómodo en ningún momento y que quedó a merced de un rival con más ambición ofensiva, sobre todo, tras la expulsión de Nacho Martínez, que dejó al equipo local totalmente perdido. El Valladolid pierde en casa y es colista de Primera, con tres puntos.

Tras la reanudación el miedo se hizo con el control en ambos conjuntos, lo que convirtió los primeros compases de la segunda mitad en una sucesión de insustanciales jugadas. Hasta que Jota Peleteiro mostró de nuevo su calidad para superar a la zaga blanquivioleta y propiciar un gran centro que Pina remató perfectamente, estableciendo el 0-1 en el marcador. Borja, en el 85, sentenció al anotar el 0-2 definitivo.