El presidente de la Comisión Gestora del Barcelona, Carles Tusquets, aseguró ayer que él habría tomado la decisión de dejar salir, el verano pasado, a Leo Messi y venderlo para atenuar la “horrible” situación financiera de la entidad blaugrana.

“Económicamente, yo habría vendido a Messi. Habría sido lo más deseable, y más teniendo en cuenta los límites salariales que establece LaLiga”, aseguró en una entrevista en El Món a RAC1.

Por negativa del expresidente Josep Maria Bartomeu, Messi se quedó y, ahora, forma parte de un vestuario que se ha rebajado el sueldo. Aun así, la situación sigue siendo mala. “Tener el Camp Nou cerrado supone ingresar 320 millones menos. La situación es horrible, pésima, pero cuando se reabra mejorará de golpe”, dijo.