El Pescados Rubén Burela, con una gran actuación de Pequer, conquistó ayer su tercera Supercopa de España al ganar por 2-0 en su feudo a otro equipo gallego, el Poio Pescamar, el mismo al que derrotó hace menos de un mes en la final de la Copa de la Reina en Málaga.

Los dos equipos tuvieron opciones para abrir el marcador en los primeros minutos, pero el que encontró el premio, instantes después de un gol anulado a Miriam por falta en ataque, fue el conjunto lucense con un disparo cruzado de Peque que tocó en el poste y acabó en el fondo de la red.

Un contraataque de libro de las locales que finalizó con éxito Dany a pase de Cami puso el definitivo 2-0 a dos minutos para el descanso. En la segunda parte, las paradas de Caridad mantuvieron con vida en el partido al Poio,que en los minutos finales se la jugó sin éxito con portera-jugadora.