La tenista gallega Jessica Bouzas sumó ayer su primer torneo internacional como profesional al superar en la final del W15 de El Cairo a la eslovaca Chantal Skamlova por 2-6, 7-5 y 6-3 en dos horas y 10 minutos. La vilagarciana no solo demostró que juega bien al tenis en una superficie como la tierra batida, sino que tiene la fortaleza mental suficiente como para reponerse a un resultado adverso.

La final fue un ejemplo, ya que la joven vio como la eslovaca se imponía con autoridad en el primer set, e incluso, peligró la victoria en el segundo, donde llegó a ir hasta en dos ocasiones por debajo. Antes de que su rival pudiese disponer de bola de partido, Bouzas resurgió y comenzó a inclinar el partido a su favor. En el último set, lo dio todo consiguió añadir su nombre al de las campeonas del torneo.

La gallega no partía entre las cabezas de serie pero fue superando rivales, como la favorita Chatal Simmonds, hasta plantarse en la final en la que estrenó su palmarés.