El Athletic y Barcelona se miden este domingo en Sevilla en la final de la Supercopa en un clásico del fútbol español no solo en la competición liguera, donde ambos equipos han disputado todas las ediciones de Primera División, sino también en las finales de torneos cortos.

En La Cartuja rojiblancos y azulgranas se cruzarán por decimotercera ocasión en su historia en el partido decisivo por un título, tres de ellos en la Supercopa.

En las ediciones de 1983 y 2009 el trofeo fue para el conjunto azulgrana y en la de 2015 el Athletic se hizo con la victoria conquistando el último título que luce en las vitrinas del museo del club bilbaíno.

Las nueves finales restantes entre vascos y catalanes corresponden a la competición de Copa, con triunfos para el Athletic en los años 1902, 1932 y 1984 y para el Barcelona en 1920, 1942, 1953, 2009, 2012 y 2015.

Para el conjunto rojiblanco la de Sevilla será la octava final para la que se ha clasificado en los últimos once años lográndolo además con cinco técnicos distintos, el último de ellos el recién llegado Marcelino García Toral gracias a la victoria del jueves en semifinales frente al Real Madrid.

Antes que el asturiano, lo consiguieron Joaquín Caparrós (Copa y Supercopa 2009), Marcelo Bielsa (Copa y Liga Europa 2012), Ernesto Valverde (Copa y Supercopa 2015) y Gaizka Garitano, este último para la Copa de 2020 aún pendiente de disputarse entre el Athletic y la Real Sociedad.

Siete jugadores de la actual plantilla del Athletic aspiran a lograr el domingo frente al Barcelona su segunda Supercopa tras la conquistada por el equipo rojiblanco en agosto de 2015 también ante el conjunto azulgrana.

Oscar de Marcos, Mikel Balenziaga, Iñigo Lekue, Ibai Gómez, Iker Muniain, Iñaki Williams e Iago Herrerin formaban parte de aquel equipo que logró el último título oficial conseguido por el Athletic en una final a doble partido que los entonces dirigidos por Ernesto Valverde encarrilaron en San Mamés con un espectacular 4-0.

De Marcos y Balenziaga, ambos titulares en la semifinal frente al Madrid y que probablemente repitan de inicio en La Cartuja, jugaron el partido completo tanto en la ida como en la vuelta, que concluyó con empate a uno en el Camp Nou.

Además, Lekue disputó los últimos minutos en La Catedral, Herrerín fue el portero suplente en los dos encuentros e Ibai no estuvo entre los 18 convocados por el Txingurri para ambas citas.

Una grave lesión de rodilla que se produjo en abril impidió entonces participar en esa final a Iker Muniain. Quien, como actual capitán, en caso de lograr la victoria tomaría el relevo de Carlos Gurpegui para levantar el trofeo.

Tampoco pudo jugar Williams, que se había lesionado en un amistoso de pretemporada en Boise (Estados Unidos).

En aquel curso también formó parte de la plantilla rojiblanca Raúl García, autor de los dos goles en la semifinal que derrotaron al Real Madrid, si bien el navarro llegó al Athletic procedente del Atlético de Madrid dos semanas después de sellar aquel título el 17 de agosto de 2015.

Leo Messi, ausente en el entrenamiento a dos días de la final

Leo Messi, capitán del Barcelona, ausente en la semifinal de la Supercopa ante la Real Sociedad a causa de unas molestias, realizó este viernes trabajo específico y no se entrenó con el equipo a dos días de la final de la Supercopa que se jugará en domingo en Sevilla entre los azulgranas y el Athletic Club. Ronald Koeman dio descanso al equipo el jueves tras ganar a la Real y volvió a entrenarse este viernes en la Ciutat Esportiva Joan Gamper. Messi realizó ejercicios de recuperación y su estado físico será valorado próximamente para ver si puede o no jugar el domingo. En el entrenamiento de hoy, los titulares ante la Real realizaron una suave sesión de entrenamiento, mientras que los suplentes se ejercitaron a más intensidad en una sesión en la que participaron algunos jugadores del filial. El equipo viajará esta mañana por la mañana a Sevilla y se ejercitará en el estadio de La Cartuja a las 18.00 horas. 45 minutos antes, Ronald Koeman y Sergio Busquets ofrecerán sendas conferencias de prensa. Ayer Messi también conoció que el Comité de Apelación de la Federación Española de Fútbol (RFEF) desestimó el recurso presentado por el Barcelona y confirmó la tarjeta amarilla al argentino que le enseñó el colegiado del partido ante Osasuna, Mateu Lahoz, tras quitarse la camiseta y mostrar la de Newell’s Old Boys en homenaje a Maradona.