Después de la suspensión de la anterior jornada ante el Guijuelo, el Celta B tampoco podrá disputar el próximo partido programado para este sábado frente al Racing de Ferrol. La plantilla lleva toda la semana confinada sin haberse reunido para entrenar por contacto directo con un positivo. Se trata de un futbolista juvenil que entrenó con el filial la pasada semana. De esta forma, deben seguir el protocolo de la Xunta y guardar diez días de confinamiento domiciliario.

La cuarentena preventiva termina este domingo, por lo que el encuentro del sábado ante el Racing de Ferrol será suspendido con absoluta seguridad. La RFEF todavía no lo ha hecho oficial, pero la notificación llegará en las próximas horas. De esta forma, el filial céltico acumulará ya dos partidos aplazados que deberá recuperar en las próximas semanas.

El conjunto que dirige Onésimo se encuentra actualmente en una posición privilegiada en la clasificación.