El base español de Minnesota Timberwolves, Ricky Rubio, reconoció que le está siendo “duro” este inicio de campaña en la NBA, porque está “tratando de recuperar el ritmo” y de “encontrar” su juego, lo que se complica por tener que estar diez días fuera por el protocolo sanitario de la liga y apenas tener “tiempo” para entrenar.

“Estoy tratando de recuperar el ritmo y está siendo duro, pero es lo que es y no hay excusas. Voy a seguir trabajando duro, llevo 10 años en esta liga, sé quién soy, pero mi juego no está y tengo que encontrarlo”, señaló Rubio tras la derrota ante Golden State Warriors.

El catalán está teniendo problemas en este inicio de campaña, marcado por tener que estar fuera diez días por ser contacto estrecho de un positivo por COVID. “Es difícil encontrar un ritmo cuando estás jugando y de repente estás 10 días fuera, en casa y tratando de regresar, pero sin tiempo para entrenar porque hay muchos partidos, viajes, protocolos”, remarcó.

“La mente va a muchos lugares, lo cual no ayuda. Estar durante tanto tiempo en casa sin poder salir hace que la parte mental se vaya haciendo más y más difícil, como un reto, pero no hay excusas, tenemos que acostumbrarnos y adaptarnos”, añadió el internacional.

El director de juego confesó que no se están encontrando “bien” y apeló al “trabajo” y a la “confianza” para empezar a enderezar el rumbo.