La selección española de baloncesto cerró con otro sufrido triunfo y buen sabor de boca su participación en la última ventana de clasificación para el Eurobasket 2022 ante la hasta ayer invicta Israel en un partido que, pese a no tener trascendencia clasificatoria, permitió a Sergio Scariolo seguir dando oportunidades a los más jóvenes de cara a futuros compromisos.

Como ocurrió el viernes ante Polonia, la vigente campeona mundial dejó una buena impresión a excepción del errático tercer cuarto, con buenos minutos de hombres con futuro en el equipo nacional como el cercedense Jonathan Barreiro, Brizuela, Fran Guerra, Joel Parra o Xavi López-Aróstegui.

España empezó de menos a más. La mala selección de tiro en el arranque y el exceso de individualismo le lastró en las primeras acciones, por lo que solo sumaba dos puntos tras tres minutos de juego. Un triple de Ferrán Basas dio la primera ventaja a los de Sergio Scariolo tras seis minutos de dudas y poca fluidez en ataque. Un parcial de 15-4 le permitió voltear el marcador y llegar al final del primer cuarto por delante (19-13).

Jugando a tirones, España se aprovechaba del desacierto rival. Su problema fue que sus hombres interiores se cargaron de faltas, lo que obligó a Barreiro a jugar de cinco. El acierto exterior de López-Aróstegui evitaba sorpresas (42-31).

A base de triples, con tres en tan solo un minuto y medio, Israel se metió en el partido. A España le entraron las dudas (59-58). Un 6-0 de salida en el último parcial y la recuperación de a su mejor versión defensiva dio el aire definitivo a España.