El Madrid tratará esta noche (21.00 horas) de sacar un buen resultado en su visita al Gewiss Stadium de Bérgamo donde le espera la amenaza de un Atlanta que con su fútbol atrevido y sin complejos le quiere poner las cosas difíciles a los de Zinédine Zidane en los octavos de final de la Liga de Campeones.

El conjunto madridista retoma la competición continental con una eliminatoria engañosa, en la que el peso de la historia, su experiencia y la vuelta en casa, un factor que con la pandemia no cuenta tanto, hacen que sea el favorito para un billete a cuartos que se presenta bastante reñido por lo que ya mostró y muestra el equipo italiano.

Los de Gian Piero Gasperini fueron la revelación de la pasada temporada en la Champions cuando presentaron en el panorama europeo sus fútbol alegre y netamente ofensivo que les llevó hasta las puertas de las semifinales. El pase lo tuvieron muy cerca cuando ganaban por 0-1 al todopoderoso PSG francés en el minuto 90, pero recibieron los goles de Marquinhos y Choupo-Mouting y el sueño se acabó para este equipo de Bérgamo, una de las ciudades más castigadas por el coronavirus en sus inicios.

Ahora, ya sin ese factor sorpresa, el Atalanta querrá tutear al rey de la Copa de Europa, que de nuevo camina en una línea algo fiable de cara y al que su ADN le exige pasar ante un rival al que se mide por primera vez y sin apenas historial, más allá de su calidad futbolística y de la plaga de bajas con las que afronta, al menos, este primer capítulo de un cruce que debería ser atractivo y entretenido.

Un total de 53 goles aderezan el casillero ofensivo del conjunto italiano en la Serie A, once más que los del Madrid, que ya sabe que tendrá que elevar hasta su mejor versión su rendimiento defensivo porque todo hace indicar que los locales no darán tregua, aunque eso también deje espacios para que los de Zinédine Zidane puedan hacer daño.

El equipo madridista no ha sido capaz de pasar las dos últimas temporadas de esta ronda y el sorteo se vio con buenos ojos en diciembre como oportunidad para poder recuperar el protagonismo de antaño en la Champions.