El Madrid buscará evadirse este miércoles en el Ramón de Carranza (22.00 horas) del gran debate en el que se encuentra sumido el mundo del fútbol con la creación de la Superliga europea, en una trigésima primera jornada de liga en la que tratará de auparse al liderato momentáneo ante un Cádiz que ya le doblegó en la primera vuelta.

La Superliga, impulsada por doce grandes clubes del viejo continente, entre ellos la entidad blanca, ha centrado la atención futbolística en los últimos días, pero toca bajar a la tierra. Lo sabe Zinedine Zidane, consciente de que entran en el tramo final de la temporada con liga y Champions en juego y de que no pueden permitirse más tropiezos como el del pasado domingo en el Coliseum (0-0).

“Lo que nos anima es que falta poco de aquí a final de temporada”, reconoció el técnico madridista. “Con todo lo que ha pasado este año, no vamos a bajar los brazos ahora. Lo importante es que hay vida; estamos compitiendo, y hasta el último día lo vamos a pelear, pase lo que pase. Siempre se habla de límite, pero el límite nosotros lo vamos a superar”, advirtió.

El desgaste se sigue notando en el grupo, tocado tras la frenética semana de duelos ante el Liverpool y el Barcelona, y lo pagó el pasado fin de semana, con la unidad B, ante un Getafe que se estrelló una y otra vez con el belga Thibaut Courtois. Gol de Mariano anulado a los diez minutos aparte, el cuadro blanco se quedó por segundo partido consecutivo —tras el de vuelta de cuartos de Champions ante el Liverpool— sin marcar.

Con ello, perdió una magnífica oportunidad de meter presión al líder Atlético, que no falló ante el Eibar (5-0) y que continúa al frente de la tabla (70) con tres puntos más que los madridistas (67). El Barça, que el sábado conquistaba la Copa del Rey, también se mantiene vivo en la lucha con 65 unidades y un partido menos, y el Sevilla apura todavía sus opciones (64).

Una victoria le daría el liderato momentáneo, a la espera de lo que hiciesen los de Simeone el jueves en casa ante el Huesca. Así, se antoja vital no fallar en el Carranza en una cita para la que el preparador francés recupera a varios de sus efectivos; Dani Carvajal y el francés Raphaël Varane ya están listos para reforzar una mermada defensa, mientras que Nacho Fernández y el brasileño Casemiro regresan tras cumplir sanción.

Sin embargo, no podrá contar con dos de sus fijos en el centro del campo. El croata Luka Modric, con molestias en la espalda, y el alemán Toni Kroos, que ya fue suplente ante el Getafe, no viajan a Cádiz, como tampoco lo hará un Eden Hazard que sigue al margen.