El Barcelona remontó en Mestalla ante el Valencia (2-3) para mantener su pulso por el título de Liga en un duelo de dominio barcelonista que resolvió en un segundo tiempo en el que tuvo el acierto que le faltó en la primera mitad ante un rival que no logra poner tierra de por medio con el descenso.

Tras un primer tiempo de mayor dominio visitante, no fue hasta la segunda parte cuando el Barcelona mostró su efectividad ante el marco rival y cuando estaba contra las cuerdas tras del gol del Valencia en ocho minutos le dio la vuelta al marcador y poco después remató con un tercer gol aunque un gran tanto de Carlos Soler dio emoción a los últimos minutos del choque.

El segundo tiempo se abrió con la misma intensidad que presidió la primera parte pero fue el Valencia el que acertó ante la meta rival. Tras desperdiciar Guedes una inmejorable ocasión de gol, Gabriel Paulista en la siguiente acción batió la meta barcelonista a los cinco minutos de la reanudación en una acción que precisó de VAR al caer al suelo Ter Stegen en el área pequeña. La respuesta del Barcelona fue casi inmediata. Llegó siete minutos después y tras rechazar Cillessen un lanzamiento de penalti de Messi el propio futbolista argentino marcaba tras una serie de rechaces en las inmediaciones de la meta local para poner un empate en el marcador que duró poco porque el equipo catalán lograba remontar en el minuto 63 con un tanto de Griezmann.

Los goles devolvieron el control del partido al Barça y dejaron tocado a un Valencia que volvió a recordar al de los primeros compases del partido, acorralado en su parcela ante el acoso del equipo barcelonista, que volvía a golpear poco después con un lanzamiento de falta magistral de Messi que sentenciaba el partido. Carlos Soler recortó distancias en el 83 pero los tres puntos viajaron a Barcelona.