El Comité Olímpico Español (COE) anunció que el piragüista Saúl Craviotto y la nadadora Mireia Belmonte serán los abanderados de España en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Tokio, que tendrá lugar el 23 de julio.

La propuesta del presidente del COE, Alejandro Blanco, fue aprobada por unanimidad por los 35 presidentes que forman parte de la Junta de Federaciones Olímpicas y que se dieron cita de manera extraordinaria, presencial y telemáticamente, este miércoles en la sede del organismo, donde también se encontraban los futuros abanderados.

Tanto Craviotto (dos oros, una plata y un bronce) como Belmonte (un oro, dos platas y un bronce) ostentan cuatro medallas olímpicas. Será la primera vez que la delegación española cuenta con dos abanderados en una ceremonia olímpica y entre ambos cogerán el testigo de Rafa Nadal, portador de la bandera en la ceremonia inaugural de Río 2016.

“Para nosotros es un orgullo que dos deportistas como vosotros, de los mejores del mundo en vuestras especialidades, seáis los abanderados. No hay palabras para describir sensaciones y sentimientos. Tener dos abanderados como vosotros, que sois dos ejemplos, marcará un antes y un después en el deporte español. Debemos estar orgullosos de tener a dos deportistas como vosotros llevando la bandera”, celebró Blanco.

El mandatario reconoció que en Tokio se vivirán “los Juegos más difíciles de la historia tanto en organización como en preparación”. “No hay tantas pruebas para ver cómo está el nivel de los deportistas de otros países, pero soy más optimista que nunca con la delegación que vamos a llevar”, apuntó.

Respecto al proceso de vacunación de los deportistas españoles, Blanco subrayó que el “proceso está en marcha”. “En un corto espacio de tiempo empezaremos a vacunar a toda la familia olímpica”, dijo. La semana pasada se anunció el acuerdo con los ministerios de Defensa y Sanidad para vacunar a unos 600 deportistas.