Las 2.500 participantes en la Carrera de la Mujer dedicaron ayer un emotivo aplauso a la memoria de Pilar Marquiz, popular corredora veterana del Club Atletismo Sada fallecida la semana pasada. Ese homenaje justo antes del inicio de la prueba en la explanada de O Parrote fue una de las muestras de cariño hacia Marquiz, pero hubo más, ya que muchas corredoras lucieron crespones negros en sus camisetas durante el recorrido.

Entre las participantes en la Carrera de la Mujer, dos olímpicas: la palista Teresa Portela y la lanzadora de peso Belén Toimil. Ambas se sumaron a esta nueva fiesta del deporte en A Coruña, que tiñó las calles del color rosa de sus camisetas.