La Real Sociedad recuperó el liderato de Primera División después de asaltar Balaídos (0-2) en un partido en el que el portero Ryan, la gran novedad en el once de Imanol, sostuvo a su equipo hasta que Isak y Elustondo golpearon en la segunda parte a un Celta al que la falta de pegada condenó con una nueva derrota.

El equipo celeste dominó a su rival, disfrutó de numerosas ocasiones pero siempre se encontró con un sensacional Ryan. Fue un querer y no poder del equipo gallego bajo un intenso diluvio, porque los de Coudet ofrecieron su mejor versión. No le fue suficiente para derrotar a un sólido líder.

Con el mismo once de Getafe, el Celta acorraló a la Real desde el inicio. Disfrutó en los primeros diez minutos de dos buenas ocasiones, con un disparo cruzado de Nolito y un remate de Denis Suárez que salvó el meta australiano, y eso hizo reaccionar al equipo donostiarra, que ajustó su línea defensiva. Januzaj e Isak, en apenas un minuto, asustaron a Eduardo Coudet.

En los últimos minutos del primer acto de nuevo Ryan se agigantó para sacar dos disparos de Denis Suárez y Santi Mina cuando Balaídos ya cantaba el gol. El carrusel de ocasiones celestes continuó en la segunda parte, pero fue la Real la que golpeó, tras una pérdida de Aspas, con un contraataque que culminó Isak después de un buen pase de Portu, otra de las novedades respecto al equipo que puntuó en el Wanda Metropolitano.

El Celta, que siempre pierde cuando encaja, pudo igualar rápido pero Aspas y Santi Mina volvieron a encontrarse con Ryan, de nuevo providencial desviando los dos remates, uno con el pie y otro con la cabeza. Y poco después Elustondo sentenció el choque, para que su equipo recupere el liderato de Primera y empiece a pensar ya en el derbi del domingo contra el Athletic.