Rusia se clasificó ayer para la final de la Copa Davis, la sexta de su historia, tras imponerse con gran facilidad a Alemania y peleará por el título con Croacia, que hizo lo propio un día antes contra Serbia.

El equipo ruso no tuvo problemas para sumar el primer punto con un contundente Andrey Rublev, que aplastó (6-4 y 6-0) a Dominik Koepfer, extendiendo su gran momento de forma en un año 2021 para el recuerdo. El ruso venció en apenas 50 minutos, el partido más corto de las dos últimas ediciones.

El triunfo del moscovita dejó el pase a la final en bandeja para el conjunto ruso, que se agarró a Medvedev para sellar el billete, el primero a la final desde el año 2007. El vigente campeón del US Open acabó con Jan-Lennard Struff tras 66 minutos por un doble 6-4.

De esta forma, Rusia y Croacia afrontarán su tercer duelo directo en la Copa Davis para romper el empate actual. Croacia se impuso la primera vez en las semifinales de 2005 camino de la primera Ensaladera de su historia. Por su parte, Rusia se llevó la victoria (3-0) en el enfrentamiento más reciente en la Copa Davis de 2019.