La selección española femenina de balonmano aplastó ayer por 18-33 a la de China en su segundo partido del Mundial que se está disputando en España, muy superior como entraba en el guión pero sin bajar la guardia para certificar su presencia en la siguiente fase.

Las de José Ignacio Prades suman cuatro puntos —en la primera jornada también ganaron a Argentina— dentro de un grupo H que dejó también ayer la victoria de Argentina sobre Austria, tercer rival de España mañana (20.30 horas) de nuevo en Torrevieja. Las Guerreras se saben ya en una main round que subirá el nivel del torneo y que definirá los cruces de cuartos de final.