El Barcelona superó el susto vivido ayer en su visita al Linares Deportivo (1-2) después de mantenerse abajo en el marcador hasta la última media hora de partido, cuando Ousmane Dembélé y Ferran Jutglá sacaron del apuro a los culés para certificar el billete a octavos de final de la Copa del Rey. El Barça sufrió para eliminar a un equipo de la Primera RFEF, la tercera categoría del fútbol español. Los pupilos de Xavi Hernández se vieron sobrepasados en la primera mitad, lavaron la cara en la segunda y acabaron llevándose un pase que evita la tragedia copera a las primeras de cambio. En cambio, el Celta no pudo con el Atlético Baleares, otro rival de Primera RFEF, y dice adiós a la Copa tras perder 2-1 en Palma.

El Barça recibió pronto el primer sopapo, apenas habían transcurrido 19 minutos cuando Hugo Díaz remató con la cabeza un centro exquisito de Fran Carnicer. El partido se puso feo para un Barça que comenzó a desperezarse con dos lanzamientos lejanos de Nico, uno de ellos tras un buen balón de Jordi Alba, y el propio lateral zurdo tuvo la ocasión más clara con un remate en el segundo palo en el añadido del primer acto. Su disparo se fue por encima del larguero y la desesperación se hizo dueña de los blaugranas.

Sin embargo, la segunda mitad fue totalmente diferente a la primera. El guión lo cambió Xavi desde el banquillo con el triple cambio de Piqué, De Jong y Dembélé, que fue clave para equilibrar el choque. Ya había avisado el francés hasta que un disparo desde la frontal, con un bote puñetero para Razak, supuso el 1-1 y la tranquilidad en la media hora final.

Reestreno de Dani Alves

El Barça se soltó, encontró más espacios por banda, con un buen Dani Alves en su reestreno, y a su vez aprovechó el desgaste físico del cuadro jiennense para dar la estocada definitiva. Jutglá, con un recorte y una definición maestra, dio la vuelta al partido y resolvió un entuerto que se hizo cuesta arriba gracias al buen hacer de los andaluces, que merecieron haber forzado la prórroga. Los de Xavi lograron mantener su ventaja hasta el final para avanzar en la Copa.

También ayer el Atlético Baleares, otro rival de Primera RFEF, se clasificó por primera vez en su historia para los octavos de final de la Copa del Rey al derrotar 2-1 al Celta, segundo equipo de Primera División que cae en Palma tras el Getafe, que acabó vapuleado por 5-0. Los blanquiazules, convertidos en el matagigantes de la Copa, siguen soñando al imponerse con un doblete del delantero catalán Manel Martínez, convertido en el héroe de la noche.

Los célticos, que marcaron por intermedio de Brais Méndez, mantienen su racha adversa en las Islas Baleares ya que la pasada temporada, también un 5 de enero y vísperas de Reyes, cayeron (5-2) en la Copa del Rey ante el Ibiza.