Kiosco

La Opinión de A Coruña

Bádminton

Carolina Marín: “Ahora soy mejor y disfruto más”

Recién conquistado su sexto Europeo, confiesa que sus once meses de baja le han servido para ver todo de otra forma

Carolina Marín, tras conquistar su sexto título europeo. | // EUROPA PRESS

Si uno observa detenidamente las rodillas de Carolina Marín encontrará un mapa del tortuoso camino por el que ha transitado la campeona española en los últimos dos años. Unas muescas que delatan las operaciones que ha sufrido. Algo que ella encaja con deportividad y una sonrisa sincera advirtiendo que “eso está olvidado. Ese libro ya lo he cerrado. Cuando salto a la pista ya no pienso en mis rodillas. No siento ese miedo. Y esa es la mejor prueba de que estoy completamente recuperada”.

La onubense, que acaba de conquistar su título de campeona de Europa en Madrid, no esconde que “el camino no ha sido fácil, pero hemos superado un obstáculo más y de eso se trata”. Para la campeona olímpica “el regreso ha sido como lo esperaba. He esperado a sentirme preparada para dar el paso de volver. Tenía claro que hasta de que no me sintiese física y mentalmente lista no lo iba a hacer. Y aquí estoy porque la vida me ha dado esta nueva oportunidad, y encima he vuelto competiendo en un Europeo en casa”.

Aislarse de todo

La última vez que la andaluza dejó de empuñar una raqueta de bádminton un verano tenía ocho años. Sin embargo, el pasado verano no le quedó otra que frenar. A finales del mayo pasado sufrió una rotura del ligamento cruzado anterior y los dos meniscos de la rodilla izquierda que le dejaron fuera del circuito.

Carolina Marín. EL PERIÓDICO| RODRIGO JIMÉNEZ

No era su primera lesión grave, porque ya se había roto el ligamento cruzado en la rodilla derecha en el Masters de Indonesia de 2019. Pero sí ha sido la que más tiempo le ha mantenido parada. Algo que, lejos de ser un problema, se convirtió casi en una liberación para ella: “Hubo un momento en que necesitaba aislarme de todo. Y no coger la raqueta no fue un problema porque estaba centrada en mi recuperación física. Es cierto que en los últimos meses tenía ya el gusanillo de volver a competir, pero no he llegado a tener ansiedad. Esto ha sido parecido a la recuperación de la primera lesión de rodilla, porque no he echado de menos la competición. Sé que todo lleva su proceso y me he centrado en ir cumpliendo cada fase”.

Para Carolina, el hecho de no competir durante once meses, lejos de ser un problema, lo ha convertido en una oportunidad. “Al no tener que estar viajando durante todo el año para competir, he podido ampliar los recursos que hay en la caja de herramientas de la que tiro en los partidos. Durante el tiempo de recuperación hemos aprovechado para mejorar cosas y ampliar recursos en mi juego”. Algo que hemos visto en este Europeo en el que llamó poderosamente la atención algún remate en salto al que no nos tenía acostumbrados. “Es algo que nunca hago. Pero cuando estás sueltas y estás disfrutando, salen estas cosas. A veces sorprendo a todos, incluso a mí”, afirma divertida.

Marín tiene claro que “esta Carolina es mejor jugadora, tiene más recursos. Cuando entro en pista, estoy cómoda y confiada. Me suelto y recurro a recursos que hemos mejorado e incluso a algunos nuevos que hemos incorporado y que antes no tenía o no tiraba de ellos. Se puede afirmar que soy una jugadora más completa ahora”.

‘Carpe diem’

Carolina acaba confesando que todo lo que le ha pasado en los últimos años con las lesiones le ha cambiado un poco su filosofía a la hora de afrontar el juego. “Ahora mi objetivo es disfrutar en la pista, disfrutar el camino que tengo que recorrer. Lo de ganar o perder es una cuestión de cada partido y de estar más o menos acertada. Yo tengo que limitarme a aplicar la táctica que planifico con mis entrenadores y luego disfrutar de lo que estoy haciendo, porque si no disfruto, malo... Y de momento puedo decir que en este regreso estoy disfrutando”.

En Madrid logró su sexto Europeo, que suma a un oro olímpico en Río 2016 y tres campeonatos del mundo. Es la nueva Carolina Marín, más madura, más completa... más disfrutona.

Compartir el artículo

stats