El Barcelona y el Manlleu se proclamaron ayer en Lleida campeones de la Copa del Rey y de la Reina de hockey sobre patines. El Barça lo hizo tras ganar en la final al Reus por un contundente 4-0 (dos goles de Matías Pascual y uno de Nil Roca y João Rodrigues) y se convirtió en el sucesor en el palmarés de la competición del Liceo, que en esta ocasión fue apeado en cuartos de final por el Reus. El Manlleu, por su parte, consiguió revalidar el título levantado hace un año en A Coruña y para ello tuvo que batir al todopoderoso Palau en un partido de auténtico infarto que después de empate (2-2) tras el tiempo reglamentario y de empate (3-3) tras la prórroga, se decidió en los penaltis con un tiro de María Díez Peke.