El Atlético de Madrid sigue vivo en la Copa después de remontar al Arenteiro (1-3), en un partido en el que volvió a mostrar carencias defensivas pero sobrevivió por su físico y la pegada, con un doblete de Yannick Carrasco y otro tanto del joven Pablo Barrios, jugador de 19 años de la cantera del club, que sacó al equipo de un lío al anotar el 1-2 en el minuto 75.

El conjunto de O Carballiño, líder de su grupo de Segunda Federación, logró adelantarse en el minuto 41 gracias a un tanto de Markitos, aunque los atléticos, para su alivio, consiguieron igualar desde los once metros antes del descanso. Tras el paso por vestuarios, al conjunto madrileño le costó media hora doblegar la resistencia de los locales, que ya habían eliminado al Almería en esta competición.

Los rojiblancos se salvaron, pero no corrieron la misma suerte equipos como el Girona, el Racing de Santander, el Burgos, el Málaga o el Las Palmas que sucumbieron ante conjuntos de menor categoría. Además del Atlético, solo pudo imponer su teórica superioridad el Celta ante el Gernika (0-3). Los triunfadores fueron el Cacereño (2-1), el Nàstic (2-1), el Eldense (1-0), el Linares (1-0) y La Nucia (0-0) en los penaltis. El Oviedo superó 1-0, por su parte, al Granada en el choque de equipos de Segunda División.

El Girona fue el único de Primera que fue apeado ayer de la competición y se une así a Cádiz y Almería. El grupo de Míchel se encontró con un Cacereño aguerrido, rápido, bien colocado y con gol pese a militar en la Segunda RFEF. Un combo peligroso y con olor a trampa, que apeó a los catalanes en el Estadio Príncipe Felipe de Cáceres.

El Celta sí estará en el sorteo tras imponerse con autoridad en Urbieta con goles de Carles Pérez en la primera mitad y de Aidoo y Luca de la Torre en la segunda.

Abrió el marcador Carles Pérez a la media hora con una preciosa acción individual, una diagonal que terminó con un ajustado disparo desde la frontal del área del campo vasco; Aidoo puso el 0-2 al inicio de la segunda mitad rematando de cabeza un saque de esquina del propio Carles Pérez; y De la Torre cerró la cuenta en el ecuador del segundo tiempo con un disparo dentro del área tras un rechace.