Las montañas ourensanas más afectadas por los incendios forestales del pasado verano serán las protagonistas de la etapa reina de O Gran Camiño para mostrar un paisaje poco conocido y espectacular, para concienciar contra lacra de los fuegos y aplaudir la valentía de los habitantes que defendieron sus casas contra las llamas.

En lugar de evitar esta zona calcinada, la gran ronda gallega quiere reivindicar este paisaje de cara al mundo, al tiempo que se denuncia la afección que los incendios causan en el territorio. O Gran Camiño ya tiene desveladas tres etapas y solo falta conocer por dónde discurrirá la última en la provincia de A Coruña.