Los goles de Raphinha y Lewandowski al final de la primera parte y al inicio de la segunda despejaron el camino del Barça hacia la victoria en Ceuta (0-5) en la, en teoría, eliminatoria más sencilla de las que se disputaban en estos octavos de la Copa. El conjunto norteafricano, que eliminó al Elche en la anterior ronda, se encuentra en zona de descenso a Segunda Federación, pero aguantó cuarenta minutos frente al reciente campeón de la Supercopa. Eso sí, una genialidad del brasileño llegado del Leeds fue necesaria para quebrar la resistencia. Su disparo a bote pronto terminó con el balón en las mallas de Tomás Mejías. Tras el paso por vestuarios y la sustitución de novedades como Pablo Torre, el conjunto culé finiquito el duelo tras empujar a la red Lewandowski un pase de la muerte de Kessie. Cuando quedaban 20 minutos y con un golpe de cintura y un disparo, Ansu Fati hizo el tercero. El cuarto y el quinto, para Kessie y, de nuevo, para Lewandowski.