Fútbol - Primera División

El Barça avanza quedándose quieto

Incrementa en un punto su ventaja sobre el Real Madrid en un partido aburrido

Decepción barcelonista tras el pitido final.  |  // REUTERS

Decepción barcelonista tras el pitido final. | // REUTERS / Joan Doménech

Joan Doménech

El Barcelona ya se veía a 15 puntos del Real Madrid tras el tropiezo de los blancos ante el Villarreal. Pero enfrente compareció un ordenado Girona que pobló su área de defensas e incluso estuvo cerca de aprovechar una contra para dar la puntilla en el Camp Nou. El empate confirma los problemas ofensivos de los de Xavi, que esta vez colocó a Ansu en ataque junto a Lewandowski y a Raphinha. También Eric García fue uno de los elegidos de inicio.

La primera parte fue de dominio azulgrana, pero no dispuso de grandes ocasiones. La mejor se produjo en un córner lanzado al primer palo en el que Araujo remató a bocajarro y el portero del Girona, Gazzaniga, sacó bajo palos cuando había entrado parte del balón, pero no todo. Mateu Lahoz no recibió en el reloj la señal de que la pelota había atravesado la línea en la totalidad y pese a las protestas, el gol no terminó subiendo al marcador. Gazzaniga se convirtió en el protagonista de la primera parte con sus paradas. Un disparo de Raphinha, otro de Ansu, Lewandowski... Y en el minuto 10, de nuevo, el Camp Nou coreó el nombre de Messi. Los gerundeses no dispusieron de ocasiones claras, más allá de un testarazo de Javi Hernández, en este primer asalto.

Eric García dispuso de la siguiente ocasión, también a la salida de un balón parado. Pero su remate se marchó alto. Sin embargo, la oportunidad más clara la protagonizó Castellanos, quien se plantó solo ante Ter Stegen en el minuto 55, pero su disparo se marchó fuera por poco. Míchel se llevaba las manos a la cabeza mientras Xavi abroncaba a sus centrocampistas y sus defensas por la pasividad.

El Girona comenzaba a creérselo ante un Barcelona gris. Pasaban los minutos y los de Xavi no eran capaces de descifrar el dispositivo defensivo del Girona. El asedio final de los azulgranas, con un Lewandowski que sigue atrancado, no hizo trabajar demasiado a Gazzaniga, al que sus centrales salvaron en varias oportunidades. El Girona sabía sufrir y el Barça se terminaba desesperando al no poder sumar los tres puntos, aunque ya tiene 13 puntos de diferencia sobre un Real Madrid que está más pendiente de no perder el segundo puesto ante el Atlético que de alcanzar a los culés.

El descuento fue el momento de mayor empuje de los locales y el de más trabajo para el portero visitante. Una mano final de Gazzaniga a remate de Gavi sirvió para echar el cierre a un empate tan merecido como aburrido.