Fran Hermida, jefe de deportes de Radio Coruña Cadena SER, será el presentador y conductor de la Gala do Deporte da Coruña e a súa Comarca del próximo miércoles en el Ágora. El acto, organizado por LA OPINIÓN en colaboración con el Concello, no podrá contar con más público que los propios finalistas, pero se retransmitirá online.

¿Qué significa para usted presentar la Gala do Deporte da Coruña e a súa Comarca?

Para mí es un honor. En primer lugar porque estos últimos años se encargó Alfonso Hermida, que es un compañero al que todos respetamos muchísimo. Que en ausencia de él LA OPINIÓN haya pensado en mí supone una alegría importante porque además viene de un medio que posiblemente sea el que mejor trate el deporte más allá del fútbol. El paisaje del periodismo deportivo de la ciudad es amplio y que entre todos los candidatos sea yo el elegido, es un motivo de alegría.

¿Es una lástima que sea una Gala sin público, esa gran fiesta y punto de encuentro del deporte coruñés como los años anteriores? Solo pueden asistir los finalistas y ganadores, aunque se retransmitirá en streaming.

Ante esta situación, lo primero que nos viene a la cabeza son las lamentaciones, qué pena que no pueda ser como siempre. Es evidente, no será una Gala en la que nos podamos ver todos, que a veces es muy difícil. Pero me gusta ver también el lado positivo de las cosas. Este año se nos están poniendo las cosas difíciles para todo y estamos articulando maneras para llevar adelante las galas, las competiciones, los actos... esto es un valor a tener en cuenta y más en el deporte. La competición no es fácil y el deporte siempre fue superación. En este caso tenemos una serie de inconvenientes y contra viento y marea lo conseguimos sacar adelante. A la Gala le toca reinventarse, pero ahí va a estar un año más.

¿Cómo valora el estado de salud del deporte coruñés?

Siempre todo es mejorable. Estamos gozando de un muy buen estado de salud teniendo en cuenta dónde estamos. Lo digo a nivel de deporte coruñés y también a nivel nacional. Somos un país de medallitis, nos gusta ganar medallas en todo, cada vez que hay una competición queremos que los nuestros vayan allí y ganen aunque no sepas ni quienes son. La inversión en deporte es la que es y por ahí tenemos un amplio margen de mejora. Si hago un repaso mental, está ahí el CRAT que nos ha dado grandísimas alegrías y que tiene que luchar todos los años a nivel económico y también de infraestructuras para poder entrenar. Se consiguen grandes resultados y tenemos todos un debe con ellos para mejorar sus condiciones. Hay que poner en valor todo lo que están consiguiendo porque en sus respectivos ámbitos son auténticas referencias. Nos podemos sentir orgullosos. Pero ojalá seamos capaces de darles todo aquello que necesiten y todas las herramientas para que sean capaces de alcanzar su techo.

¿Es ese su gran reto?

Llega el momento de que hagamos una auditoría importante donde quede claro las necesidades de cada uno y saber si a nivel de infraestructuras estamos bien.

¿Qué papel tiene el deporte en su vida?

Mi vida está ligada al deporte desde siempre. De pequeño me papaba en la tele cualquier deporte. Mi madre me decía que me valía todo. Practiqué muchos deportes y para mí es una escuela de vida, una manera de vivir. La manera que tengo de afrontar todo lo demás es a través de lo que aprendí en el deporte. Cuando he tenido mis problemas, mis obstáculos, esa capacidad de sufrimiento me ha ayudado muchísimo. Todo eso es lo que me ha dado el deporte. Me ha enseñado a vivir. Independientemente y más allá de la competición, el deporte de formación es por eso tan importante. Les enseña a los niños a afrontar la vida.

¿Entiende que la gente se emocione con el deporte?

Depende de lo que sitúes al otro lado de la balanza. Si hablamos de lo que nos ha pasado, la tremenda pérdida de vidas humanas, evidentemente por encima de eso no hay nada. Pero si hablamos de emociones, a cada uno le emociona una cosa. Son muy personales y cada uno las sitúa al nivel donde quiere. Para mí el deporte es emoción porque cuando triunfa alguien ha puesto detrás muchísimas horas, sacrificio de vida personal. Cuando ves a alguien emocionarse así, es contagioso. La vida es emoción y en el momento que perdamos es capacidad de tener la piel final y que no existan cosas que nos hacen llorar, hemos perdido todo. El deporte es una fuente de emociones como lo es la música, el arte, el cine. Está muy bien que nos emocionemos, es muy sano, Y no debería darnos vergüenza.

Pero el deporte nunca ha estado considerado al mismo nivel que esas artes.

Hubo un sector de la sociedad que ha querido dar esa imagen de que el deporte era una baja pasión, desde luego no al nivel de arte de la música o el cine. En determinadas elites, que te gustara el fútbol era como de baja clase social. Afortunadamente esos clichés están cada vez más superados.

A ver quién dice que un revés de Federer no es arte.

Un revés de Federer, ver a Indurain acoplado en una bicicleta de contrarreloj, un giro en el aire y una mate de Kobe Bryant o Michael Jordan... si es indudable que la danza es arte, hay determinados movimientos en el deporte, es arte. Si haces una comparativa de las imágenes a pantalla completa a cámara lenta... por supuesto que es arte. Son debates que afortunadamente vamos superando. Informe Robinson nos lo demostró a todos. El deporte es arte y la manera de contar todo eso es arte, en este caso, séptimo arte, una película con historias relacionadas con el deporte. Ver Informe Robinson zanjaría cualquier debate sobre esto.

¿Cuál es su deporte favorito?

Me cuesta decir solo uno. He practicado muchos y los veo todos. Quizás sí que tengo más tendencia hacia el fútbol, el baloncesto y el ciclismo porque son los que más he practicado, más el baloncesto y el ciclismo. Los valores que me han transmitido de superación, de sacrificio... los entrenadores de baloncesto que he tenido siempre me transmitieron eso, trabajar para ser cada día un poco mejor dentro de mi mediocridad. En el caso del ciclismo ya he sido más autodidacta, pero también le tengo mucho que agradecer por lo que me da a nivel mental. Te da aire en la cabeza, cuando hay mucha presión a tu alrededor, puedas sentirte libre y sobre todo el sacrificio. Puedes ir muerto sobre la bicicleta pero sabes que no está permitido poner el pie en tierra. Si no puedes ir más rápido vas más despacio, pero llegas a tu meta. Es una enseñanza a la que estará siempre eternamente agradecido. El deporte es la escuela de la vida.

¿Todo periodista deportivo es un deportista frustrado?

Hay de todo. Hay grandísimos periodistas deportivos que nunca han hecho deporte y seguro que hay muchísimos que han soñado con ser algo grande en el deporte. Yo me he quedado dormido muchas veces soñando que gano la contrarreloj o que metía el triple que ganaba el partido. Hay que soñar, es de lo poco gratis que nos queda en esta vida. Si el deporte ha formado parte de nuestra vida, hemos soñado con algo grande. Mis dos grandes sueños siempre han sido ser deportista profesional o estrella de rock. No sé si soy un deportista de elite frustrado. Pero sí que aprovecho esa enseñanza para empatizar y ponerme en el pellejo del deportista y saber cómo se siente. Eso ayuda mucho.