El récord del Liceo de victorias seguidas en el arranque de la OK Liga está en diez. Triple empate entre el equipo de la temporada 1992-93, el del año pasado y el del actual, que hoy tendrá la oportunidad de quedarse en solitario en lo alto del podio histórico, pero deberá para ello ganar al Palafrugell (Palacio de los Deportes de Riazor, 20.00 horas). A priori los verdiblancos son superiores, pero también lo eran el año pasado cuando se plantaron en Taradell en busca de batir esta marca. En aquella ocasión, perdieron y aprendieron la lección. Este curso hace semanas que en la plantilla nadie quiere ni mencionar la palabra récord. El primero, el capitán Dava Torres, que precisamente hoy causará baja por lo que entrarán en la convocatoria Pablo Parga y Nanu Castro del filial. En juego hay mucho más que solo el récord. En el partido con el que el Liceo se pondrá al día, la victoria permitirá desvirtualizar los cinco puntos de ventaja sobre el Barcelona, con la opción de prácticamente descartar al Reus y dejarlo a diez.

Parecía imposible que algún equipo verdiblanco pudiera siquiera soñar con ponerse a la altura de los Martinazzo, Huelves o Duarte, que en 1992 fueron campeones de Europa. Ahora esta plantilla, dirigida por Juan Copa, está a un paso de hacer historia. Además del Palafrugell, su rival será el cansancio, porque el sábado el Liceo se enfrentó a un partido muy exigente contra el Girona, que le exigió exprimirse al máximo y encima tendrá una rotación menos por la baja de su capitán, que le cederá el brazalete por un partido a Martín Rodríguez.

El Palafrugell tampoco se lo podrá fácil. Es un equipo con poca historia en la máxima categoría, pero ha llegado con intención de quedarse. Está más descansado, pero en su caso eso puede ser una desventaja ya que no ha podido jugar en las dos últimas semanas por casos de coronavirus en sus rivales. De hecho, tiene cinco partidos para recuperar. Sus dos últimos enfrentamientos fueron dos empates y es décimo con nueve puntos. En sus filas, el coruñés Mikel Abeal, que volverá a casa por un día.