No pudo elegir Nick Calathes mejor día para reivindicarse. En la visita al Palau de Malcom Delaney, su antecesor como director del juego azulgrana, el base del Barcelona comandó anoche una gran remontada sobre el Armani Milan (87-71) en el tramo final que permite pasar página de la derrota con Olympiacos. Delaney ganó el duelo de los puntos (23 a 5), pero Calathes dio un recital en la dirección y estableció un nuevo récord de asistencias para el equipo azulgrana en la Euroliga (14).

Entre las asignaturas pendientes del Barcelona estaban hacer un buen inicio de partido y saber imponerse en finales ajustados. Las dos las aprobó con nota en esta oportunidad ante el conjunto italiano. Tras un parcial de salida de 11-0 era imposible imaginar que en el último cuarto el Armani llegaría a estar 7 puntos arriba, pero así fue. Sin embargo, Calathes tomó los mandos de la nave, detectó las flaquezas de su rival y dirigió un parcial definitivo de 25-2.

Entre tanto, Delaney hizo sufrir a su exequipo. Comandó la remontada italiana en el segundo cuarto y un triple suyo dio la máxima ventaja al Milan en el cuarto (60-67). Eso despertó al Barcelonaa, que apretó en defensa, cerró el rebote y encontró muchos puntos en Davies (21), Mirotic (19) y Higgins (15), aunque la orquesta la dirigió Calathes.