El Deportivo Liceo sigue de récord. Ayer mejoró su propia marca con el triunfo alcanzado en la pista del Calafell, lo que eleva a doce el número de triunfos consecutivos de los verdes, ayer vestido de blanquiazules —con las franjas horizontales—, merced a la calidad de un excelso Jordi Adroher, que marcó tres de los cuatro tantos de los coruñeses en acciones a bola parada.

Los liceístas intentaron demostrar desde el principio la razón de su liderato en la OK Liga y desde el inicio empezaron a acosar la portería de Edo, sin embargo tuvieron que aguardar a los minutos finales de la primera mitad para ponerse por delante en el marcador, cuando Adroher aprovechó para marcar de penalti. Poco antes del descanso, Platero abrió una cómoda brecha para los blanquiazules.

Adroher sentenció a la vuelta a la pista con dos nuevos goles, otra vez en jugadas a bola parada, demostrando su calidad y su categoría en este tipo de acciones, para firmar otro gran triunfo.