Lo han vuelto a hacer. Las coruñesas Paula Medín, que fue la capitana, y Mónica Castelo, que entró al partido desde el banquillo, se proclamaron ayer campeonas de Europa de rugby con la selección española, que arrolló a Países Bajos por 87-0 para levantar su octavo título continental, el quinto seguido. Retener la corona era una condición indispensable para seguir soñando con la clasificación para el Mundial por lo que ahora el camino n se diente y las leonas ya piensan en su duelo contra Irlanda del próximo 13 de marzo. O en el clasificatorio del mes de septiembre, donde esperan Irlanda, Escocia e Italia.

Con una delantera muy superior y acaparando la posesión, el dominio de España en el Pedro Escartín de Guadalajara fue absoluto. En solo quince minutos dejaba su sello y marcaba diferencias para encarrilar el partido. María Losada logró la primera marca apenas transcurridos dos minutos y poco después Bea Domínguez, Lide Erbina y Amalia Argudo hacían otros tres ensayos.

La delantera española, sólida en la melé y atenta en defensa, empujaba y repelía con fuerza a sus oponentes. España acaparaba tres cuartos de la posesión y Holanda apenas traspasaba el medio campo. Con todo, no cesó la presión de las pupilas de José Antonio Barrio. Mediado el primer período llegaron las segundas marcas de Bea Domínguez y Lide Erbina. Cumplida media hora Alba Vinuesa ensayaba por banda derecha y Laura Delgado por el centro.

Tras ocho ensayos sumados en la primera mitad, España ya podía pensar en su futuro duelo con Irlanda, la llave para alcanzar el ansiado Mundial de Nueva Zelanda, poco a poco las suplentes daban descanso a otras compañeras. Herida en su orgullo, Holanda incrementó su ímpetu y logró sujetar a las Leonas en su campo durante algunos minutos. Sin embargo, España golpeó de nuevo, con tres galopadas de Elisabet Segarra y Alba Vinuesa, por partida doble.La fe de Saioa Jaurena y la velocidad de María García pusieron en el luminoso el 80-0, lo que superaba el récord de anotación de España en un partido oficial, que databa de 2013. En el último tramo de la final, las fuerzas se equilibraron, aunque la actitud no decayó y aún hubo tiempo para ver cómo Alba Vinuesa marcaba su cuarto ensayo de la tarde. Victoria incontestable de España.