No se sabe dónde está aleteando la mariposa que cada semana, sin descanso, origina un vendaval en el Leyma. Pero en algún punto del planeta está. Es la teoría del caos que acecha esta temporada al conjunto coruñés que añadió hace unos días a Zach Monaghan a la enfermería. Solo unos días después de ser el incuestionable protagonista de la victoria contra el Palma en el primer encuentro de la segunda fase de la LEB Oro, por sustituir con éxito a Augustas Peciukevicius y por cumplir su partido número 150 con la camiseta naranja, el base estadounidense cayó lesionado y es duda para la visita de hoy al potente Alicante (19.30 horas), uno de los grandes aspirantes al ascenso. Un problema más a la lista interminable de Sergio García, que si ya tuvo que adaptar el equipo de la dirección de Pecius a la de Monaghan, si este finalmente no puede participar, tendrá que ser otro el director principal, Gaizka Maiza, el único base que queda ya en la plantilla.

“Es algo muy negativo para nosotros. En el caso de que (Zach Monaghan) no juegue, tenemos que ver la forma de afrontar un partido ante un rival muy potente”, confirma Sergio García. El técnico tendrá que mover de nuevo todas las piezas en un otro movimiento de maestro del ajedrez. Es a lo que le tiene acostumbrado una temporada en la que primero se quedó prácticamente sin juego interior y ahora la plaga se ha extendido a otras partes del cuerpo. Y, a pesar de todo, el Leyma está cumpliendo con creces. Pasó la primera fase con notable e inició la segunda parte del curso con un triunfo que le situó en la segunda posición de los siete que alcanzarán el deseado play off por el ascenso.

El conjunto coruñés acumula seis triunfos por tres derrotas y con un balance de 4 a 5 aparecen los alicantinos, que la semana pasada cayeron por 84-85 contra el Oviedo. De hecho, se dio el dato de que todas las victorias fueron para los equipos del antiguo grupo del norte. Esa derrota, analiza el entrenador vasco, puede espolear a su rival de esta tarde. “Seguro que nos van a esperar con ganas de jugar en su campo, de intentar llevar la iniciativa y tenemos que ser capaces de dar respuesta a esa agresividad que van a mostrar. Nosotros nos tenemos que mostrar físicos, con personalidad y con carácter para intentar ganar en una pista complicada, ante un rival directo claramente”, valora García.

En cuanto al rival, el técnico naranja señaló que “es un equipo que tiene una mezcla, creo que muy buena, de jugadores con mucha experiencia en el baloncesto como Llompart, como Huertas, como Urtasun, incluso Edu Martínez, y al mismo tiempo jugadores desequilibrantes en la liga como Pitts, que es un anotador excepcional, Noah Allen, que tiene un ascenso con Manresa, Gjuroski que fue una sensación en la liga, y un jugador como Zohore, que en la selección nacional tiene hasta mejores estadísticas que Larsen”. “Es un equipo muy potente, muy bien entrenado —por Pedro Rivero del Cal— y que hace un baloncesto atractivo”, añade Sergio García.