Partido frenético entre el Noia y el Barcelos, que abrieron la segunda jornada de la Euroliga con un empate a cinco goles. Los portugueses golpearon con tres cañonazos de Miguel Rocha y dos acciones a bola parada de sus especialistas (Querido de penalti y Giménez de directa) mientras que los catalanes realizaron un gran esfuerzo físico pese a sus dos únicas rotaciones.