Duro fin de semana para el Borbolla, que a la derrota del sábado en la OK Liga femenina que le alejó casi definitivamente de la permanencia, sumó ayer otra en la OK Plata que le complica un poco el del ascenso. Las coruñesas perdieron contra un rival directo como el Alcorcón por 2-3. Las madrileñas se quedan al frente de la clasificación con 10 puntos, los mismos que el Deportivo Liceo, con el que comparte el liderato. Con nueve queda el Borbolla. Ascienden los dos primeros, pero aún quedan diez jornadas por delante.

La derrota del sábado contra el Vila-sana condicionada al conjunto de Santi Martínez, que el año que viene quiere volver a jugar en la máxima categoría. Si no puede ser vía permanencia ya que se le complicó al situarse a cuatro puntos con solo seis en juego, que sea vía ascenso. Por eso el partido de ayer contra el Alcorcón era tan importante. Marta Vilas encendió las esperanzas en el minuto 17 de la primera parte con el gol que abría el marcador. Pero el Alcorcón dio la vuelta al resultado en el inicio de la segunda vuelta con tantos de Anna Carranza y Marina Monge. Las de Monte Alto no se rindieron y a tres minutos para el final empataron por medio de Lucía Yáñez. Pero el Alcorcón no había ducho su última palabra y cuando solo faltaba 1.58 por jugarse Monge firmó el definitivo 2-3.