Irene Blanco tiene este año una enorme reválida en el Campeonato del Mundo júnior que tendrá lugar el próximo mes de mayo en Uzbekistán. Para ir cogiendo carrerilla y demostrar que está en forma para otro asalto el podio —en 2019 fue triple campeona del mundo juvenil—, la coruñesa tuvo ayer una prueba en el Campeonato de España júnior, disputado en Madrid, que se saldó con tres medallas de oro. Blanco fue la gran dominadora no solo de la categoría de 87 kilos sino de todo el campeonato al lograr la mejor marca por puntos de todos los participantes. Levantó 95 kilos en arrancada; 115 en dos tiempos y 210 en total olímpico. La segunda, la también gallega Amy Abelleira (CH Vigo), hizo unas marcas de 67-83-150. Una diferencia abismal.

Ambas actuaciones, así como las de las también coruñesas Ruth Fuentefría, Dariana Arancibia, Vega García y Ana Arufe, permitieron que Galicia conquistara el título por comunidades en el apartado femenino. Fuentefría (55 kilos) se colgó en arrancada (63) y el bronce en dos tiempo (67) y en total olímpico (130); Arancibia (59 kilos) logró la plata en las tres modalidades (58-71-129) y compartió podio en dos tiempo con Arufe (69), del Cocodrilos Verdes, y Vega García (64 kilos) sumó tres bronces (69-81-150). Completaron el equipo Carla Cid, Ariadna Ayala, Uxía Romero y Paula Canedo.

En categoría masculina el único medallista fue Alejandro Méndez (81 kilos) con tres bronces (102-130-232). También participaron Gonzalo Fontán, Brian Mata y Javier Cancelas.