hockey sobre patines - OK Plata

Dominicos acaricia la salvación

Compañía llega con vida a la última jornada, aunque no depende de sí mismo

Dominicos

Dominicos / Pardellas

Jornada taquicárdica la de ayer en la OK Plata, con los tres equipos coruñeses implicados en la lucha por la permanencia. Dos, el Dominicos y el Compañía de María, directamente, uno, el Liceo, por el rival. Y solo un gol, el que precisamente marcó el Areces a falta de 25 segundos para la bocina contra los verdiblancos, impidió que fuera un día redondo para todos. El mejor parado fue el Dominicos, que con su victoria por 4-2 frente al Capellades solo necesita un punto en los dos partidos que le quedan —Jolaseta y Compañía— para asegurar matemáticamente la permanencia, aunque virtualmente la tiene casi en el bolsillo. Y Compañía de María, que parecía desahuciado hace solo unas semanas, se impuso por 2-7 al Sant Cugat y llega con vida a la jornada final, aunque sin depender de sí mismo. Tiene que ganar al Dominicos y esperar que el Jolaseta solo gane uno de sus tres partidos pendientes —Shum, Dominicos y Sant Just—, y que el Areces —si hubiese perdido contra el Liceo, no entraba en la ecuación— y el Capellades no pasen del empate contra el Tordera y el Manlleu. Unas cuentas que pueden dejar a los dos equipos de la ciudad en la categoría.

El Dominicos afrontaba un partido clave contra un rival directo y no falló. Dominó desde el minuto uno y lo confirmaron los goles de Iñigo Varela y Martín Payero de penalti. Pero están abonados al sufrimientos los blanquinegros esta temporada y vieron como los catalanes igualaban el marcador en el inicio del segundo tiempo. Con la amenaza de la décima falta, Pablo Fernández marcó un gol clave y después Neto puso el cerrojo en la portería en la directa visitante. A bola parada sentenció Payero, con otra parada de Neto en los minutos finales tras la azul vista por Peli.

Para el Compañía de María ya había sido una gesta llegar a la penúltima jornada con opciones de permanencia y le tocaba visitar a uno de los rivales de arriba. Y los colegiales ganaron una vida extra. Aguantaron el arreón inicial local para abrir el marcador por medio del capitán Álvaro Rodríguez y antes del descanso ampliar la renta con un penalti de Tomás Villares. En la segunda parte la ventaja aumentó con otros de Villares y otro de Pelayo Aspra (0-5) y aunque recortaron los locales, Aspra y Villares sentenciaron.