Al Viaxes Amarelle se le escaparon los tres puntos en los últimos minutos de su partido de ayer en Zaragoza. Aunque las coruñesas dominaban por 1-3 al Intersala Promesa, un rival directo por la salvación, las locales empataron en los cuatro minutos finales, con el tanto que suponía el 3-3 cuando ya solo faltaba por jugar un minuto. Punto agridulce para las naranjas, que la próxima semana recuperarán el partido aplazado contra el Rayo Majadahonda para seguir buscando el objetivo de toda la temporada, que es mantenerse en Primera División en el año de su regreso.

El partido se le puso cuesta arriba al Amarelle nada más empezar con un gol en el primer minuto de las locales. Pero reaccionó con premura para colocar la igualada en el minuto siguiente por medio de Patri Romaní, que volvió al conjunto coruñés para esta segunda fase de la temporada. Con el empate se llegó al descanso que sentó mejor a las pupilas de Jorge Basanta, que marcador dos goles casi seguidos, uno de María Gómez y otro de Patri Corral. Todo pintaba muy bien para sus intereses, pero el trabajo se esfumó en los cuatro minutos finales. Con 40 segundos, el Amarelle lo intentó con el juego de cinco, pero no encontró fortuna y tuvo que contentarse con un reparto de puntos que no sirve para sus intereses de asegurar cuanto antes la permanencia en la máxima categoría. Toca seguir trabajando y en eso el Amarelle nunca falla.

Triunfo del Ventorrillo

Sufrió más de lo esperado ayer ante el colista, pero el Distrito Ventorrillo ya tiene una importante victoria por 2-1 contra el San Cucao que pone tres punto más en su casillero y le sigue haciendo mantener las esperanzas en la permanencia en Segunda B. Los coruñeses ya tienen 25 puntos, dos por encima de los puestos de peligro.