Dos goles. Uno a dos minutos para el final del partido y otro en la prórroga. Dos jugadas puntuales, a la contra y culminadas el segundo palo por el Joventut d’Elx. Y el Viaxes Amarelle que dice adiós a Primera después de haber dominado prácticamente todo el partido de promoción en Elche, con muchas ocasiones, pero solo una materializada por Anna Escribano, golazo, pero un montón de ellas desaprovechadas. Descenso después de un año muy duro, con lesiones y muchas pérdidas dolorosas. La de la categoría, al fin y al cabo, tiene solución. El club se pone a trabajar ya para recuperar cuanto antes su sitio en la elite, como ya hizo en 2020, cuando ascendió al año siguiente de haber bajado.

Antes del partido el Amarelle enviaba en sus camisetas un mensaje de ánimo a su compañera Tana, que tuvo que viajar de urgencia a Argentina por la repentina muerte de su madre. También se guardó un minuto de silencio. Después, paso al juego, en el que las naranjas fueron las dominadoras apostando por una presión alta de balón sobre un rival que optó por esperar en media cancha. Llegaron sus primeras ocasiones, con mucho peligro, que eran el testigo de la superioridad visitante. Pero esta no se plasmaba en el marcado, con el 0-0 con el que se llegó al descanso y que dejaba todo por decidir para los segundos 25 minutos.

Siguió igual la dinámica de partido en la segunda parte. Yaiza tuvo una ocasión clarísima que falló en el remate, pero poco después fue Anna Escribano la que fue capaz de abrir el marcador. Quedaban trece minutos y seguía el control de las coruñesas, que no se encerraron en su cancha esperando al rival. Pero el Joventut D’Elx también tenía algo que decir y a cuatro minutos para el final optó por el juego de cinco. Tras asediar la portería de Leti, Carol batía a la meta naranja a 01.40 para la bocina. Con el empate, prórroga. El factor cancha se hizo notar. Las locales se vinieron arriba y volvieron a marcar en una acción calcada a la anterior. Al Amarelle solo le quedaba jugársela sin portera. Pero no funcionó.