El coruñés Jesús Collar, 'Sultán', es a sus 62 años toda una institución en el CRAT, al que lleva vinculado desde 1987, primero como jugador, luego como presidente y en la última década como delegado de campo, tanto del equipo masculino como del femenino, para que todo esté correcto y en orden cada vez que les toca competir como locales. Hace casi de todo, desde encargarse de que siempre haya ambulancia y médico, hasta pintar el césped o sacar fotografías de los partidos. El pasado fin de semana estuvo a pie de campo en Elviña durante los dos días que duró la primera de las dos citas de la Copa de la Reina de seven, 34 partidos en total, tras los cuales el delegado federativo elaboró un informe en el que acusó a Collar de dejadez en sus funciones por no adoptar medidas para garantizar el orden, por no responsabilizarse de la zona de protección y por no presentarse al árbitro ni a los delegados de los clubes, entre otros incumplimientos que, a su juicio, existieron.

La sanción que propone el Comité Nacional de Disciplina Deportiva es durísima: cuatro años y tres semanas de inhabilitación. “La verdad es que me he inhibido bastante del tema. Me lo estoy tomando con tranquilidad. Tengo la conciencia muy tranquila. De hecho, varios equipos nos felicitaron por la organización”, argumenta Collar.

Reconoce que en momentos puntuales las jugadoras suplentes se acercaron más de lo permitido al terreno de juego en algunos partidos, pero asegura que advirtió de manera reiterada a las participantes para que permanecieran en el área perimetrada. “He avisado continuamente durante las dos jornadas a todo el mundo”, defiende el coruñés. “Lo que veo es que se han fijado en detalles puntuales de una competición que ha durado unas diez horas. Han aplicado un reglamento que está hecho para partidos, no para torneos. No es lo mismo la labor de un delegado de campo en un partido que en un torneo de dos días con doce equipos”, explica.

Entre las muchas acusaciones reflejadas en el informe figura la de no presentarse como delegado de campo, algo que él niega. “Me identifiqué en la mesa federativa y me dijeron que con el DNI era suficiente”, apunta el coruñés. También le afean el hecho de hacer de fotógrafo, una labor necesaria para obtener material gráfico con el que “justificar subvenciones y patrocinios”. “La gente que me conoce sabe que siempre he desempeñado la labor como delegado y he hecho fotos”, añade.

El malestar en el CRAT es enorme y desde la Federación Gallega de Rugby ya han comunicado al club coruñés que estudian presentar alegaciones, para lo cual tienen de plazo hasta el día 29. En cualquier caso, Collar asume que será complicado que le levanten la sanción. “En el rugby somos todos una familia. Imagino que se moverán. Tengo esperanzas de que la suavicen, pero me extrañaría que la retirasen con semejante informe del delegado federativo”. Con o sin sanción, Sultán seguirá vinculado al CRAT de una forma parecida a como lo venía haciendo. “Iré como fotógrafo en vez de como delegado. A mi club lo voy seguir atendiendo”, anuncia orgulloso.

Copa, hoy en Sant Cugat

Tras el tercer puesto logrado el pasado fin de semana en Elviña, el CRAT Residencia Rialta afronta hoy y mañana en Sant Cugat la segunda y definitiva jornada de la Copa de la Reina de seven. Debuta a las 10.22 horas contra Hortaleza, para luego enfrentarse a las 13.06 al CDU Sevilla y a las 15.50 al Sanse Scrum. Majadahonda, vigente defensor del título, parte con ventaja tras su victoria en A Coruña, donde Complutense Cisneros fue segundo por delante del CRAT.