El judoka Alberto Gaitero, el nadador Jacobo Garrido y el boxeador Enmanuel Reyes son los protagonistas de la campaña que Sanbrandan, para continuar su línea de apoyo al deporte local —como ya hizo con el Liceo de cara a la Copa del Rey que se disputó en la ciudad—, presentó ayer con los riquiños olímpicos, unas cajas con este postre típico de la empresa coruñesa de cuya venta, un euro se destinará a financiar la carrera de estos tres deportistas que compiten este verano en Tokio. Pero más que un apoyo financiero, como destacó el responsable de la empresa Fernando Buendía, lo que se busca es darles visibilidad y que durante el próximo mes sean los protagonistas como ejemplo de los valores de esfuerzo y superación. Ninguno de los tres estaba ayer en el Fnac, donde se celebró el acto. Gaitero, judoka vallisoletano que compite con licencia gallega y con beca olímpica del concello coruñés, y Reyes, de hecho, ya están en Tokio. Eduardo Galán y Chano Planas, que acudieron en su nombre, destacaron las más que probables opciones de que regresen con medalla. A Garrido, como dijo su representante Noa Irago, todavía le queda para viajar a finales de agosto, pero también luchará por el oro hasta el último metro.