“Hace un año, a la EHCA y al WS Europe nos separaba un kilómetro. Tuvimos muchísimas reuniones y después de todo este tiempo, en la EHCA hemos recorrido 900 metros hacia el encuentro. Pero ahora creemos que es el WS Europe el que tiene que avanzar los 100 que quedan”. Con esta alegoría resume Emilio Fernández, vicepresidente del Liceo y miembro de la EHCA, el conflicto abierto entre ambas instituciones y que ha provocado que ninguno de los doce clubs de la EHCA, incluido el coruñés, se haya inscrito en las competiciones europeas de la próxima temporada. A pesar de todo, la asociación que reúne a los principales equipos del Viejo Continente —Liceo, Barça, Reus, Noia, Caldes, Lleida, Sporting, Benfica, Oliveirense, Porto, Barcelos y Saint Omer—, sigue tendiéndole la mano al comité europeo para organizar conjuntamente una Liga más profesional, competitiva y atractiva que suponga acabar con el inmovilismo durante los últimos 25 años. Porque en eso sí que no hay marcha atrás.

“Durante los últimos meses hubo muchos acercamientos, muchas reuniones. Nosotros cedimos en todas sus exigencias. Y después nos encontramos con que no nos reconocen como coorganizadores de la competición”, explica el dirigente coruñés. “Ante esto, decidimos no inscribirnos. Y por una vez, en la EHCA ha habido una absoluta unanimidad. Todos los clubs españoles y portugueses, además del francés, lo teníamos claro”, añade. Entre las exigencias que la WS Europe pedía para esta nueva competición europea es que fuese más inclusiva, con más equipos —no solo los de la EHCA—, más países y que incluso incluyese una fase previa. Todo lo aceptó la EHCA. Pero a lo que no está dispuesto es a ceder en la coorganización, que es lo último a lo que el comité europeo de hockey sobre patines se ha negado.

“Nosotros no hacemos esto por nosotros. Lo hacemos por el bien del hockey, un deporte que se ha estancado”, destaca Fernández. “Lo estamos viendo, más estos días con los Juegos Olímpicos. Hay disciplinas que hace 25 años no existían y ahora están ahí, en Tokio. Queremos lo mismo para el hockey y no estamos dispuestos a seguir un año más así”, concluye el vicepresidente del Liceo. El desencuentro entre EHCA y WS Europe ya viene de largo. La primera, de hecho, fue la que se movió para que esta temporada, pese a los inconvenientes del coronavirus, pudiera haber competición europea aunque fuese de formato reducido, con un primera fase de nueve equipos y la final a cuatro. Y pese a todo el último mensaje de Fernández es el de tender la mano: “El último escenario que queremos es el de organizar nosotros solos la competición, aunque si finalmente no hay acuerdo lo haremos. Ahora veremos qué equipos se inscriben y cuáles no, que serán la mayoría, y volveremos a reunirnos”.

Rumbo a una Superliga

La EHCA ya había anunciado su intención de darle un vuelta a las competiciones europeas para la próxima temporada. La idea era gestionar una especie de Superliga en la que durante todo el año, prácticamente a partido cada fin de semana, hubiera enfrentamientos entre los grandes equipos de Europa. El sistema actual divide la competición en grupos por lo que, como mucho, hay dos partidos atractivos en casa para cada club. Con el nuevo formato se pretende que por cada estadio pasen todos. Es decir, el Palacio de los Deportes de Riazor vería durante el año al Sporting, Oliveirense, Barcelos y Porto —en vez de solo a uno de ellos— además de los equipos españoles, al Saint Omer y a los que decidieran inscribirse. Si a eso le añades que la OK Liga volverá a tener play off, sale un curso igual de exigente que de espectacular.