Jordi Adroher (Ribes de Freser, 1984) decidió con sus tres goles de falta directa la final de la Supercopa de España del pasado domingo. De nuevo fue determinante frente al Barça, igual que hace tres meses en el duelo definitivo por otro título, la Copa del Rey conquistada por el Deportivo Liceo en A Coruña. Su magia a bola parada lo convirtió en el gran héroe de la Supercopa, pero él prefiere repartir los méritos entre todos: “Es un éxito colectivo”.

La noche en Sant Sadurní d’Anoia debió de ser larga. Entre los festejos y el viaje de vuelta, ¿pudieron dormir algo?

La verdad es que poco porque el partido terminó tarde, fuimos a cenar al hotel, lo celebramos allí, el bus venía a las cinco de la mañana porque salíamos en el vuelo de las siete, así que dormimos… nada.

Segunda visita a María Pita en tres meses, en junio por la Copa y ahora por la Supercopa.

Buena señal. Señal de que la cosa va bien, de que estamos en el buen camino. Ahora toca continuar trabajando para poder venir más veces.

¿Ese título de Copa les hizo subir los niveles de convencimiento y confianza de cara a otras citas decisivas como la del pasado fin de semana en la Supercopa?

Fue especial, en casa y teníamos muchas ganas. La verdad es que salió bien y eso también da confianza al grupo para continuar y seguir este camino.

En las dos finales tumbaron al Barça. ¿Están normalizando algo tan extraordinario como es derrotar a un rival tan poderoso?

Sabemos de la dificultad que hay en ganarles, porque son un equipazo, y por eso también lo valoramos tanto. Fue un partido muy igualado y se decidió por pequeños detalles.

¿Se siente el héroe del Liceo por haber marcado los tres goles?

Es un éxito colectivo, el equipo en muchos momentos supo sufrir porque el Barça nos apretó mucho. Tuvimos que cerrar los dientes y juntarnos, y al final o sacamos. Estamos muy contentos.

¿Cuál es el secreto para lograr una eficacia tan alta en la especialidad de la bola parada?

Esto va por rachas. A veces entran todas y a veces no. Así es el deporte.

Y ahora, a por más.

Sí. Ahora a disfrutarlo, a celebrarlo y después trabajar para comenzar bien la liga.

¿Puede ser un año bonito?

Estamos ilusionados y con ambición.