Irene Blanco logró la medalla de bronce en la modalidad de arrancada para menos de 87 kilos de peso corporal en el Campeonato de Europa júnior de halterofilia que se está disputando en el Completo Deportivo de Santa Sport, en la localidad finlandesa de Rovaniemi. La coruñesa compitió mermada tras superar el mes pasado una infección bacteriana que le obligó a permanecer ingresada una semana. Pese a ese hándicap, la levantadora estuvo a la altura de las mejores y rozó la medalla también en la modalidad de dos tiempos y en el total olímpico.

La representante del Club Halterofilia Coruña levantó 91 kilos en arrancada y 108 en dos tiempos, para un total de 199. En arrancada se quedó un solo kilo por debajo de la campeona, la húngara Viktoria Boros, que logró el oro con 92 kilos. Plata fue la polaca Agnieszka Zimroz, con los mismos 91 kilos que Blanco. En la modalidad de dos tiempos la representante del Club Halterofilia Coruña falló su último intento con 111 kilos que le hubiera dado la victoria y finalizó en el cuarto puesto en esta modalidad y en el total olímpico también.

Esta nueva medalla de bronce europea aumenta el palmarés de la brillante levantadora coruñesa, que consiguió superar su infección bacteriana justo a tiempo para poder competir en Finlandia. De hecho, ya fue un éxito que la dirección técnica de la Real Federación Española de Halterofilia la tuviera en cuenta pese a su reciente enfermedad.