La tangana al término del partido entre el OAR y el Lalín de la semana pasada en la pista dezana ya tiene consecuencias. El comité disciplinar del comité de competición de la Federación Española de Balonmano sancionó con cuatro partidos al delegado del equipo coruñés, Jacobo Novoa, y con dos al jugador Kevin Dacosta. Por el bando local, uno de los miembros de la plantilla lalinense recibió un castigo de un encuentro. El duelo enfrentaba a los dos primeros clasificados de Primera Estatal, los dos únicos que llegaban a la quinta jornada con pleno de cuatro triunfos. Después de 60 minutos igualados y con mucha tensión, terminó con mucha polémica.

El comité sanciona a Jacobo Novoa, delegado coruñés, con cuatro partidos “en aplicación de lo dispuesto en el artículo 33.D del reglamento de Régimen Disciplinario, en relación con el artículo 34 del mismo reglamento, por llevar a cabo, una vez finalizado el encuentro, gestos ostensibles de carácter ofensivo y de clara desconsideración hacia los árbitros del encuentro, miembros del equipo contrario y espectadores, provocando una reacción airada por parte de algunos de ellos que finalizó en tumulto”.

Sobre Kevin Dacosta estima su castigo en dos partidos “por la agresión leve, sin resultado lesivo, a un jugador del equipo contrario, una vez finalizado el encuentro”. Al jugador del Lalín Roberto Álvarez le cae un partido “por producirse, una vez finalizado el encuentro, de forma levemente violenta contra miembros del equipo contrario, sin resultado lesivo, sin que sea de apreciar la atenuante de arrepentimiento dado que el jugador no se disculpó ante la persona directamente afectada por su actuación”.

Con 23-23 en el marcador, los árbitros señalaron siete metros a favor del Lalín con el tiempo cumplido. Es decir, solo iba a haber tiempo para el lanzamiento. La decisión ya fue muy protestada por el OAR, en especial Novoa, que incluso se metió en la pista para hablar con los colegiados. Cuando el meta coruñés Iago Gómez detuvo el tiro de Javi, se desató la tensión y Novoa realizó varios cortes de manga en dirección a los rivales y la grada. Él y Dacosta se perderán el partido que mañana juega el equipo contra el SAR en San Francisco Javier.