Con suspense, sufriendo hasta el final, pero con total merecimiento el Victoria sacó adelante su eliminatoria previa de la Copa del Rey frente al Hernani. Iago Pérez, con su gol tras el descanso, y Jano, que paró un penalti a cinco minutos del final, fueron los héroes en una noche redonda que acabó con fiesta total tanto para los jugadores locales como para el millar de aficionados que llenaron Agrela. El Victoria avanza en la Copa y hoy conocerá a qué rival de Primera se enfrentará en la siguiente ronda, que tendrá como escenario Riazor. Premio gordo para los cebras.

Iago Pérez, en el centro, celebra su gol al Hernani. | // C. PARDELLAS

Espoleados por un público entregado, los de Guillermo Pigueiras salieron a tratar de tú a tú al Hernani en una primera parte muy igualada en la que Sergito lideró los ataques, con Raña caído a la izquierda, Sergio por la derecha e Iago Pérez en punta. No hubo demasiadas ocasiones claras en un arranque de encuentro con muchas imprecisiones por parte de los dos equipos. El delantero visitante Berezi, de chilena, fue el que más cerca estuvo de marcar. Sergito apareció bastante entre líneas y hasta se atrevió con un caño premiado con una gran ovación por los aficionados. Casi todos locales, pero también algunos vascos que se desplazaron para no perderse este encuentro histórico para los dos clubes.

Sergio chutó un par de veces con peligro, ambas fuera, pero el único que remató entre los tres palos en la primera mitad fue su tocayo Sergito. En el minuto 35 lanzó una falta a la barrera y el rechace lo aprovechó él mismo para probar al meta Auzmendi. Fue la acción más destacada hasta el paso por los vestuarios, balsámico para el Victoria. Nada más volver de la caseta logró adelantarse. Fue un regalo de Raña a Iago Pérez, que no tuvo más que empujar el balón tras la soberbia asistencia de su compañero. Raña creció al pasar a jugar de delantero. Demostró su calidad cerca y lejos del área, unas veces para dar continuidad al juego y otras para sorprender en velocidad.

El 1-0 no cambió el plan del Victoria. Siguió atacando, sin volverse loco, pero con la misma convicción en busca del segundo. Mandayo y Raña probaron de nuevo a Auzmendi ante un Hernani impotente. Los vascos, sin argumentos para superar a un rival muy ordenado, recurrieron al balón parado en busca del empate, hasta que ya en la recta final, en el 85, se encontraron con un penalti a favor en una acción aislada. La amenaza de prórroga planeó unos instantes sobre A Grela, pero ahí apareció el portero Jano para rechazar el lanzamiento de Berezi desde los once metros. El Hernani siguió cargando a la desesperada, pero el Victoria supo sufrir y resistió para celebrar a lo grande una gesta histórica.

REY, LOUZÁN, VILLASUSO Y GIL, EN EL PALCO

La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, siguió desde el palco de A Grela el desarrollo del encuentro. También asistió la concejala de Deportes, Mónica Martínez, así como el consejero y director general del Deportivo, David Villasuso; el director de organización, Albert Gil; y el coordinador de captación del club, Martín Castiñeira, entre otras autoridades. Cerca de ellos se sentó el presidente de la Real Federación Galega de Fútbol, Rafael Louzán.

Dépor, ‘Bergan’ y Victoria, en el sorteo de hoy

El sorteo de la primera eliminatoria de la Copa del Rey, en la que ya entran los equipos de Primera salvo los cuatro que participarán en la Supercopa —Atlético de Madrid, Barcelona, Athletic y Real Madrid—, se celebrará hoy a las 16.30 horas en la sede de la Federación Española de Fútbol en Las Rozas. Dépor, Bergantiños y Victoria son los representantes coruñeses en el bombo.

El entrenador del Victoria CF, Guillermo Pigueiras. Carlos Pardellas

Pigueiras: “Nunca vi nada igual; realmente se lo merecen”

El entrenador del Victoria, Guillermo Pigueiras, se mostró “muy contento” tras el triunfo, “sobre todo por los chavales”. “La forma de entrenar y de defender el escudo... nunca vi nada igual. Realmente se lo merecen”, aseguró el técnico del equipo coruñés, que recordó la labor de base que lleva haciendo el Victoria desde hace tiempo. “Es poner en el escaparate el trabajo que lleva haciendo el Victoria durante muchos años. Yo ahora soy el que está aquí, pero hay muchísimos entrenadores de base que hicieron un trabajo enorme y yo estoy teniendo la suerte de recogerlo”, agradeció Pigueiras. Sobre sus preferencias en el sorteo de hoy, en el que el Victoria quedará emparejado con un equipo de Primera, el técnico del equipo coruñés no tiene especial preferencia. “Ahora ya es un premio, da igual quién nos toque. En ese partido, lo único que tenemos que hacer es disfrutarlo”. Preguntado por si el Celta sería un buen rival, el entrenador de los cebras reconoció que la posibilidad de “que el Celta venga a A Coruña y, si el partido es en Riazor, sería algo de morbo”.