Kiosco

La Opinión de A Coruña

hockey sobre patines - OK Liga femenina

El Liceo asalta el Mata Jove

Las verdiblancas ganaron en Gijón cuatro días después de imponerse al Manlleu

Lucía Yáñez y María Sanjurjo presionan a Sara Roces, jugadora del Gijón, en el partido de ayer.

El domingo al Manlleu. Y ayer al Telecable Gijón. En cuatro días el Liceo venció a dos de los grandes de España y de Europa. El conjunto verdiblanco se impuso en la pista de las asturianas, donde no había ganado nadie este año y que encadenaban seis victorias seguidas además de su clasificación para la final a cuatro de la competición continental. Lo hizo, otra vez, con una gran defensa que contuvo al máximo el potencial ofensivo local, liderado por una Sara Roces,que al inicio del encuentro recibió el premio de mejor jugadora de la liga en el mes de febrero. La portera Vicky Caretta tuvo buena culpa. No es casualidad que contra el Manlleu dejara su meta a cero. En ataque, las de Stanis García afilaron el aguijón. Cuatro picaduras acertadas y oportunas de sus tres abejas reina, María Sanjurjo, Adriana Soto y Alba Garrote, para sumar tres puntos que no permiten mejorar la séptima plaza pero que mandan un aviso.

El Liceo ha cogido velocidad de crucero. Le ha costado más de lo esperado. Pero ya está aquí. Quizás llega tarde, un poco en tierra de nadie en la clasificación, con la cuarta plaza que da acceso al play off todavía lejos, a 9 puntos —la sanción de tres por incomparecencia en Mataró pesa como una losa—, pero dispuesto a seguir creyendo hasta el final y teniendo también en el horizonte la Copa de la Reina, para la que estos resultados son un acicate. El domingo, una nueva oportunidad para seguir sumando puntos y sensaciones contra el Cerdanyola en Riazor.

El partido en Gijón fue una lucha de tú a tú. Asustaban los resultados más recientes de las asturianas, que aún sin Natasha Lee, lesionada de gravedad, venían de golear en las últimas semanas al Manlleu (0-5) y al Cerdanyola (8-0), además de imponerse al Palau (2-1). No se arrugaron las coruñesas, que desde los primeros minutos probaron a Fernanda Hidalgo sin perder la compostura atrás, siempre bien protegidas por Caretta. Según se acercaba el descanso, el Liceo metió una marcha y encontró el primer gol en una jugada en la que María Sanjurjo le ganó la espalda a Obeso para recibir la asistencia de Adriana Soto y marcar el 0-1. Poco después la argentina daba una clase de técnica y velocidad en una contra para el 0-2 que dejaba muy tocadas a las de casa. Pero nunca hay que darlas por vencidas. Recortaron con una directa de Marta Piquero y Sara Roces empató. Y ahí vino una nueva reacción liceísta, que se volvió a adelantar por medio de Alba Garrote. Tocaba ejercicio de resistencia que se complicó a dos para la bocina con una directa que paró Caretta a Roces. El Gijón, buscando la igualada, sacó a la portera para hacer juego de cinco. Y sin nadie bajo palos, María Sanjurjo marcó a placer la sentencia.

Compartir el artículo

stats